Posts Tagged ‘MIT’

Una nueva tecnología permite conocer el paradero real de los residuos urbanos

20/07/2009

Un sensor para la bolsa de basura permite descubrir si se recicla y termina donde debe estar

FUENTE – Tendencias 21 – 20/07/09

Ingenieros norteamericanos han ideado un sistema para que cualquier ciudadano tenga la posibilidad de conocer en cada momento el paradero de la basura que ha generado en su domicilio. Para ello sólo deberá colocar un pequeño sensor en la bolsa de basura y luego hacer un seguimiento de sus desplazamientos y destino final a través de su ordenador. De esta forma descubrirá si la basura se recicla adecuadamente y si en realidad termina donde dicen las autoridades que ha sido depositada. Gracias a la tecnología, la transparencia llega también al circuito de los residuos urbanos.

Con el propósito de profundizar en el análisis de los efectos negativos que son capaces de provocar los desechos urbanos sobre el equilibrio medioambiental, aún a miles de kilómetros de donde fueron generados, un equipo de ingenieros e investigadores del SENSEable City Laboratory, perteneciente al Massachusetts Institute of Technology (MIT), ha creado un sistema de sensores que recorre el “circuito” de la basura a partir del descarte de los elementos.

Los alcances y características de esta investigación han sido difundidos mediante una nota de prensa del MIT y han merecido una cobertura periodística de BBC News. Los resultados del programa facilitarían una mayor conciencia social sobre la necesidad del reciclaje de residuos en las grandes ciudades, que por ejemplo en Nueva York solamente alcanza en la actualidad al 30% de los desperdicios generados en la ciudad.

Además de la utilidad científica que supone este desarrollo tecnológico, el resultado obtenido por los sensores también podrá ser utilizado en diferentes campañas de concientización y sensibilización, como una prueba más acerca de la contaminación y el gasto de energía que supone la cantidad y características de los desechos que se producen actualmente en las ciudades de todo el mundo.

El programa de investigación se denomina Trash Track, y se basa en un conjunto de sensores que harán un seguimiento de diferentes tipos de residuos en su viaje a través de los sistemas de eliminación de basura empleados en los grandes centros urbanos. La primera experiencia se concretará en Nueva York, Seattle y Londres.

El ciclo de la basura

El proyecto se centrará en estudiar los patrones urbanos en cuanto a comportamiento en la gestión domiciliaria de residuos, además de evidenciar los costos que supone la eliminación de la enorme cantidad de basura producida diariamente en base al estilo de vida contemporáneo, que al mismo tiempo produce un severo impacto en el medio ambiente.

Además, la iniciativa permitirá evaluar la eficiencia y pertinencia de los proyectos de reciclaje y sistemas de saneamiento que se desarrollan en las ciudades, pudiendo comprobar gracias a la actividad registrada por los sensores si estos programas alcanzan o no los objetivos para los cuales fueron creados.

Según los especialistas a cargo del sistema de sensores, Trash Track sería el equivalente ecológico de los dispositivos empleados en medicina nuclear para monitorear la actividad intracorporal. En vez de viajar por los órganos humanos, en este caso los sensores registrarán cada paso dado por los desechos que el hombre produce a diario en las ciudades.

La prueba piloto en Nueva York, Seattle y Londres se llevará a cabo gracias al trabajo de un buen número de ciudadanos voluntarios, que etiquetarán sus recipientes destinados a los residuos hogareños e incorporarán los sensores a más de 3.000 piezas de basura. Posteriormente, podrá seguirse la ubicación y el recorrido de cada pieza a través de un sistema informático de triangulación, que enviará informes a un servidor central, donde los datos serán analizados y procesados en tiempo real.

¿100% reciclado?

Hacia el futuro, los alcances de esta nueva tecnología, si la misma es acompañada por un mayor compromiso y concientización de la población, son realmente inimaginables. Es que se espera que los sensores puedan ser miniaturizados en mayor medida con el paso del tiempo, además de tratarse de dispositivos relativamente baratos que permitirían que estas etiquetas inteligentes se coloquen en cualquier tipo de producto desechable.

Los sensores desarrollados simulan ser pequeños teléfonos móviles con funcionalidad limitada, que poseen etiquetas protegidas por una resina especial. Los identificadores emiten continuamente su posición a un servidor central. El funcionamiento es clave para detectar el proceso que lleva a cabo la basura desde su captación en el recipiente domiciliario hasta su destino final.

Por ejemplo, de acuerdo a datos relevados por el SENSEable City Laboratory y la organización Friends of the Earth’s, que también colabora en el proyecto, residuos generados en Estados Unidos concluyen su periplo en África, degradando ecosistemas locales en dicho continente.

Los resultados de los estudios se darán a conocer en dos exposiciones en Seattle y Nueva York, durante el próximo mes de septiembre, que se llevarán a cabo en la Architectural League de Nueva York y en la Biblioteca Pública de Seattle. De acuerdo a los responsables del programa Trash Track, la popularización de estas etiquetas inteligentes podría hacer realidad el sueño de concretar el 100% del reciclado de los residuos producidos en las grandes ciudades del mundo.

Autor: P.J. Diacente

Anuncios

El bus del futuro será inteligente y generará su propia energía

29/05/2009

El MIT desarrolla un sistema de marquesinas interactivas con conexión a Internet

1243449367332MITPdn

FUENTE – Público – 27/05/09

El Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) está trabajando en un proyecto de parada de autobús, a la que han denominado EyeStop,que trata de hacer más atractivo el transporte público y aportar nuevas posibilidades a los usuarios. EyeStop ha sido desarrollado por el SENSEable City Lab del MIT en colaboración con la empresa de transportes de Florencia y se ha presentado en el festival Genio Florentino.

El diseño del que se presentará un prototipo más formal el próximo octubre en EEUU está equipado con pantallas táctiles dotadas con tecnología de tinta electrónica, la misma que emplean los libros electrónicos. Con conexión a Internet incorporada, estas paradas permiten a los viajeros consultar su correo electrónico, enviar mensajes a redes sociales, enterarse del tiempo que va a hacer o ver en qué punto exacto del recorrido está el autobús.

Los viajeros pueden saber en qué punto exacto del recorrido está el autobús

El objetivo no es sólo que los usuarios planifiquen su ruta sino que tengan acceso a informaciones diversas, como el nivel de contaminación de la zona. Los investigadores del MIT destacan su valor como herramienta global, ya que también se podrían colocar anuncios en estos soportes.”El EyeStop podría cambiar la experiencia de los viajes urbanos en transporte público”, afirma Carlo Ratti, director del SENSEable City Lab. “Con sólo tocar un monitor, los viajeros pueden enterarse de la ruta más rápida para llegar a su destino o por dónde circulan los autobuses de una determinada línea o de la ciudad entera”.

La nueva parada de autobús genera su propia energía gracias a placas solares fotovoltaicas. “El sistema del EyeStop es sensible al ambiente que le rodea y lo transforma en información útil para el usuario”, comenta el jefe del proyecto, Giovanni de Niederhousern. EyeStop destaca también por su capacidad de adaptarse al entorno. Un programa de ordenador genera un diseño único para cada parada, ofreciendo una protección adecuada para los viajeros en caso de mal tiempo y una optimización de sus placas solares con objeto de recoger la mayor cantidad de energía.

Ratti va más allá, y justifica el diseño con la historia: “Desde el Renacimiento, siempre ha habido una estrecha correlación entre la forma y tamaño de la ciudad y sus ciudadanos. Las actuales tecnologías añaden nuevas posibilidades a esa histórica relación gracias a la presencia de información digital en el espacio urbano”.

Diseños ecológicos de gran tamaño

El proyecto Sistema Europeo de Autobuses del Futuro (EBSF en sus siglas en inglés) comenzó en septiembre de 2008 y pretende rediseñar este sistema de transporte, desde el vehículo a la infraestructura. Continuación de un programa iniciado en 2006 por la Unión Europea, el EBSF tiene como objetivo integrar en la ciudad un nuevo sistema de transporte mientras se hace más atractivo el transporte público. El equipo del proyecto, que tiene un presupuesto de 26 millones de euros, está integrado por 47 miembros de la Unión Internacional de Transporte Público (UITP) y cinco de los mayores fabricantes de autobuses (Evobus/Mercedes, Irisbus Iveco, MAN, Scania y Volvo). Las primeras ideas ya han visto la luz: parece que estos vehículos serán articulados y combustibles ecológicos, con capacidad para 210 pasajeros y podrían guiarse por sí mismos sobre una plataforma. Los resultados se probarán en seis ciudades europeas, entre las que se encuentran Roma, Budapest y Madrid.

Autor: J.M. Daganzo

Viviendas que imitan a las plantas

04/05/2009
Viviendas que imitan a las plantas
Un sistema inspirado en la fotosíntesis abastece de energía a una casa con sólo cinco litros de agua al día
Vota
1 2 3 4 5
Resultados2 Votos
Comentarios 2     |    |     |     |      | Compartir
NUÑO DOMÍNGUEZ – BOSTON – 04/05/2009 09:00
Un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, ha desarrollado un sistema, basado en la fotosíntesis de las plantas, que permite abastecer de energía a una vivienda a través de la descomposición del agua en hidrógeno y oxígeno. El responsable del equipo, el profesor de química Daniel Nocera, afirma que mediante su sistema bastan cinco litros de agua para dotar de energía un hogar durante todo el día sin emitir ni un soplo de CO2.
El proceso pretende paliar la inconstancia de la energía solar y las dificultades para almacenarla, y se basa en la transformación de parte de esa energía en un combustible que pueda almacenarse y usarse a voluntad. Nocera está convencido de que el hidrógeno es el candidato perfecto.
Su idea consiste en usar parte de la electricidad que generan los paneles solares durante el día para descomponer agua, en un proceso que emula a la fotosíntesis. Para recrear este proceso, Nocera usa dos recipientes con agua a los que añade fosfato y cobalto. Después, introduce dos electrodos y deja pasar una corriente eléctrica que reordena los átomos de agua. El sistema genera burbujas de oxígeno en un electrodo y de hidrógeno en el otro. Ambos gases se podrían almacenar en tanques separados y usarse en una pila de combustible para producir electricidad cuando no luzca el sol. “Si me das cinco litros de agua y los convierto en hidrógeno y oxígeno, generaré suficiente energía para abastecer ese hogar y recargar la batería eléctrica de un coche para todo el día”, mantiene.
Aunque hacer esto no supone ningún misterio con la tecnología actual, el proceso requiere mucha energía y materiales caros como el platino. El sistema de Nocera emplea dos tercios de energía menos que el método habitual, no emite gas contaminante y no necesita platino. “Este sistema cuesta sólo unos céntimos”, señala el investigador, que publicó los detalles de su invento en un número especial de Science sobre el hidrógeno como combustible.
Pero el sistema de Nocera ha sido también objeto de críticas ya que, como advierte su colega de la Universidad de Carolina del Norte Thomas Meyer, el químico del MIT ha demostrado el sistema con energía eléctrica convencional, no con la solar. Además, aún carece de un método rentable para almacenar y utilizar el hidrógeno como combustible. “El concepto es muy sugerente, pero no está ni mucho menos a la vuelta de la esquina”, advierte. Nocera, sin embargo, espera comercializadr el sistema en unos ocho años.

Un sistema inspirado en la fotosíntesis abastece de energía a una casa con sólo cinco litros de agua al día

1241398473113hidrogeno-detdn-1

FUENTE – Público – 04/05/09

Un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, ha desarrollado un sistema, basado en la fotosíntesis de las plantas, que permite abastecer de energía a una vivienda a través de la descomposición del agua en hidrógeno y oxígeno. El responsable del equipo, el profesor de química Daniel Nocera, afirma que mediante su sistema bastan cinco litros de agua para dotar de energía un hogar durante todo el día sin emitir ni un soplo de CO2.

El proceso pretende paliar la inconstancia de la energía solar y las dificultades para almacenarla, y se basa en la transformación de parte de esa energía en un combustible que pueda almacenarse y usarse a voluntad. Nocera está convencido de que el hidrógeno es el candidato perfecto.

Su idea consiste en usar parte de la electricidad que generan los paneles solares durante el día para descomponer agua, en un proceso que emula a la fotosíntesis. Para recrear este proceso, Nocera usa dos recipientes con agua a los que añade fosfato y cobalto. Después, introduce dos electrodos y deja pasar una corriente eléctrica que reordena los átomos de agua. El sistema genera burbujas de oxígeno en un electrodo y de hidrógeno en el otro. Ambos gases se podrían almacenar en tanques separados y usarse en una pila de combustible para producir electricidad cuando no luzca el sol. “Si me das cinco litros de agua y los convierto en hidrógeno y oxígeno, generaré suficiente energía para abastecer ese hogar y recargar la batería eléctrica de un coche para todo el día”, mantiene.

Aunque hacer esto no supone ningún misterio con la tecnología actual, el proceso requiere mucha energía y materiales caros como el platino. El sistema de Nocera emplea dos tercios de energía menos que el método habitual, no emite gas contaminante y no necesita platino. “Este sistema cuesta sólo unos céntimos”, señala el investigador, que publicó los detalles de su invento en un número especial de Science sobre el hidrógeno como combustible.

Pero el sistema de Nocera ha sido también objeto de críticas ya que, como advierte su colega de la Universidad de Carolina del Norte Thomas Meyer, el químico del MIT ha demostrado el sistema con energía eléctrica convencional, no con la solar. Además, aún carece de un método rentable para almacenar y utilizar el hidrógeno como combustible. “El concepto es muy sugerente, pero no está ni mucho menos a la vuelta de la esquina”, advierte. Nocera, sin embargo, espera comercializadr el sistema en unos ocho años.

Paneles Solares Más Eficientes

17/03/2009

 

Un investigador del MIT encontró la manera de mejorar significativamente la eficiencia de células solares de silicio casi sin incrementar los costes. La tecnología se está comercializando a través de una startup de Lexington, Estados Unidos, llamada 1366 Technologies, que en el día de hoy anunció su primera ronda de financiación: los capitalistas de riesgo invirtieron $ 12,4 millones en la empresa.

panel-cielo

FUENTE – gstriatum – 16/03/09

1366 Technologies asevera que mejora en 27 veces la eficiencia – definida como una medida de electricidad generada de una cantidad dada de luz –  de células solares de silicio multi-cristalinas en comparación a las convencionales. Las afirmaciones de la empresa en cuanto a eficiencia y costes están basadas en células solares más pequeñas (tienen alrededor de 2 centímetros de lado) fabricados en el laboratorio de Emanuel Sachs, profesor de ingeniería mecánica en el MIT, quien es también uno de los fundadores de la empresa. 1366 Technologies está construyendo una fábrica a escala piloto que se dedicará a la fabricación de células solares de tamaño habitual (alrededor de 15 de lado). Dentro de un año, la empresa decidirá si los resultados de la planta piloto justifican construir una fábrica para la producción comercial, explica Sachs.

Las células solares comerciales fabricadas de silicio multi-cristalino son generalmente mucho menos eficientes que las más caras hechas de silicio de un solo cristal, pero son más económicas. La mejora de 27% llevará a las células multi-cristalinas a logar eficiencias parecidas a las de las células de un solo cristal – alrededor del 19,5 por ciento — a costes menores. Así que, si la tecnología incrementa de manera exitosa, cuenta Sachs, podría reducir de manera significativa el coste de la electricidad solar. Sachs afirma que hoy, las células solares cuestan alrededor de $ 2,10 por vatio generado. Cuando se fabriquen a escala comercial, las primeras células que incorporen su nueva tecnología costarán $ 1,65 por vatio. Con mejoras planificadas, este coste se podría reducir todavía más, llegando a $ 1,30 por vatio, añade. Para poder competir con el carbón, el coste necesitará llegar hasta $ 1 por vatio, algo que Sachs predice que se puede lograr para el año 2012 con mejoras desarrolladas en los recubrimientos anti-reflejo y otros avances anticipados.

El primer prototipo de célula solar de la empresa incluye tres innovaciones claves para mejorar la eficiencia. La primera es un método para agregar textura a la superficie de las células que permite que el silicio absorba más luz, algo que ya se había utilizado con los dispositivos de un solo cristal pero que ha sido difícil implementar con el silicio multi-cristalino. La superficie rugosa hace que la luz se doble cuando entra en la célula, de manera que cuando se encuentra en la parte posterior de la célula, no se refleja de nuevo para afuera sino que rebota en un ángulo bajo y permanece dentro de la plancha de silicio. Cuanto mayor tiempo permanece la luz dentro del silicio, mayor es la posibilidad de que será absorbida y convertida en electricidad.

Convertir una bici en bicicleta eléctrica añadiendo sólo una rueda

11/03/2009

 

A mucha gente no le parece necesario disponer de una bici eléctrica, y es comprensible. Pero una bicicleta eléctrica puede resultar muy útil para aquellos que deciden ir en bicicleta en tramos largos, por ejemplo para ir todos los días al trabajo, en lugar de utilizar el coche.

bici

 FUENTE – Soliclima – 10/03/09

El empuje adicional que da el motorcillo eléctrico puede ser de agradecer en estos casos.

Desafortunadamente las bicis eléctricas son caras. Un proyecto del MIT ha creado una rueda que puede transformar las bicicletas normales en eléctricas, aunque requiere de ciertos conocimientos para hacer la adaptación. La rueda, denominada GreenWheel, que ha sido fabricada siguiendo criterios verdes, resultará más económica que la adquisición de una bici completamente eléctrica.

Este invento aún no está comercializado, y se verá en funcionamiento durante la el Mundial de Fútbol de 2010.

 

 

Autor: E. Marcos