Posts Tagged ‘gas natural’

La luz subirá el miércoles el 2% y el gas se abaratará una media del 4,2%

30/06/2009

Se beneficiarán de la tarifa de bono social sólo personas físicas con una potencia contratada inferior a 3 kW

luz-255x255x80

FUENTE – Finanzas.com – 29/06/09

La luz subirá el próximo miércoles, cuando entra en vigor la tarifa única eléctrica, un 2%, es decir 70 céntimos al mes para el consumidor medio, mientras que el gas natural se abaratará 1,9 euros, el 4,2% de media.

El Gobierno ha fijado hoy la única tarifa eléctrica que habrá a partir de julio, la Tarifa de Ultimo Recurso (TUR), cuyo precio se mantendrá hasta el 31 de diciembre de este año.

A esta tarifa, que refleja la liberalización del sector eléctrico, podrán acogerse cerca de 25 millones de consumidores domésticos con una potencia contratada inferior a 10 kilovatios (kW).

La subida de la luz se esperaba porque, aunque los precios de la energía se han abaratado en los últimos meses, los usuarios deben compensar que durante años el recibo de la luz no cubría los costes del sistema, lo que originaba el déficit tarifario.

El nuevo precio, el único que fija ya el Ejecutivo, competirá con el mercado libre,al que podrá acudir cualquier cliente que lo desee y, de forma obligatoria, los 1,25 millones de usuarios con una potencia superior a 10 kW, que representan el 31,7% del consumo de baja tensión.

Sólo podrán ofrecer la tarifa regulada los comercializadores de último recurso: Endesa Energía XXI, Iberdrola Comercialización de Último Recurso, Unión Fenosa Metra, HC Energía de Último Recurso y E.ON Comercializadora de Último Recurso.

A partir del miércoles, cualquier consumidor en España podrá elegir libremente quién le suministra electricidad, pues ese día la liberalización eléctrica será una realidad y la empresa distribuidora y la comercializadora ya no serán la misma.

Hasta ahora, la compañías dueñas del cable que llega a cada domicilio o negocio y de los contadores eran las únicas que podían vender electricidad a un precio regulado, pero a partir de ese día se dedicarán en exclusiva a construir y mantener las redes, además de a leer los contadores y a prestar los servicios de averías.

Dos opciones de tarifas

Por eso, aparece un nuevo concepto de empresa, la suministradora, que será la que venda la electricidad y que cada cliente tendrá derecho a elegir.

La TUR tendrá dos modalidades: una en la que la electricidad se paga al mismo precio durante todo el día (como una tarifa plana) y otra que cuenta con discriminación horaria, con un periodo en el que la luz será más barata (horas valle) y otro en el que se facturará a un precio superior (horas punta).

Para poder tener esta tarifa con discriminación, es necesario disponer de un contador capaz de discernir a qué horas se consume.

El departamento que dirige Miguel Sebastián ha abierto un espacio en su página web con el fin de informar a los usuarios sobre la liberalización del mercado eléctrico,

Con la entrada en vigor de la nueva tarifa, el Ejecutivo también pone en marcha el denominado “bono social” por el que se congela el precio de la electricidad a los cinco millones de hogares que se encuentran en situación desfavorecida.

Esta medida se ha diseñado para los pequeños consumidores, las familias numerosas, aquellas que tienen a todos sus miembros en paro y para los pensionistas con prestaciones mínimas.

En el caso de los pequeños consumidores, se beneficiarán de forma automática todos aquellos clientes -sólo personas físicas- con una potencia contratada inferior a 3 kW y exclusivamente en su primera vivienda, por lo que se excluirán otras propiedades destinadas por ejemplo a las vacaciones.

El resto de colectivos -las familias numerosas, con todos los miembros en paro y los pensionistas que cobran las prestaciones mínimas- tendrán que acreditar que cumplen con los requisitos y pedir el “bono social” en la oficina de su distribuidora de electricidad o directamente por fax o correo electrónico a su comercializadora de último recurso.

En cuanto al gas natural, su precio se abaratará al inicio de julio una media del 4,2%, es decir 1,9 euros mensuales.

En el gas natural seguirá habiendo dos tarifas reguladas: la T1, utilizada por los consumidores domésticos sin calefacción, que bajará el 0,1% (0,13 euros al mes) y la T2, que corresponde a los particulares con calefacción y que se abaratará el 5,4% (2,3 euros al mes).

La demanda de gas cayó un 17% en el primer trimestre, según la CNE

19/05/2009

La demanda de gas natural cayó un 17% en el primer trimestre debido al descenso del consumo de este producto para la generación eléctrica, según el informe trimestral de supervisión del mercado de gas minorista en España de la Comisión Nacional de la Energía (CNE).

FUENTE – EuropaPress – 13/05/09

Esta caída se produjo a pesar del aumento en un 8,8% del consumo de gas para uso doméstico con respecto al mismo trimestre del año pasado, provocado por el incremento en el número de clientes y el descenso de las temperaturas.

Las cifras de la CNE coinciden con las ofrecidas recientemente por la Asociación Española del Gas (Sedigás) en la caída general del consumo en un 17%, pero no en el aumento de la demanda doméstica, que la patronal del sector cifró en un 6,3%.

El regulador energético calcula que la cifra de clientes de gas en España se sitúa en la actualidad en 6,97 millones, después de que se produjesen 43.000 nuevas altas durante el trimestre.

Por otro lado, el consejo de administración de la CNE aprobó hoy enviar al Ministerio de Industria sus alegaciones a un proyecto de real decreto en el que se regula el acceso de terceros a las instalaciones de gas y el sistema económico de retribución a las plantas.

Como novedad, el informe estudia la posible modificación del mecanismo de asignación de capacidad conforme a criterios de mercado de carácter transparente y no discriminatorio.

Para la CNE, el texto debería responsabilizar a los propios propietarios de las plantas de los costes que generen las restricciones en el sistema provocadas por sus instalaciones.

RETRIBUCIÓN A LAS ELÉCTRICAS.

Por otro lado, el regulador ha iniciado los trabajos para calcular la retribución de las distribuidoras de electricidad durante 2010, y ha fijado el importe final pendiente de compensación del déficit tarifario anterior a 2003, que asciende a 417 millones.

Junto a esto, aprobó un informe sobre el nuevo real decreto de regulación de la liquidación de la prima correspondiente a las instalaciones de producción de energía eléctrica de tecnología fotovoltaica en régimen especial.

Como parte de esta iniciativa, se ha remitido al Consejo Consultivo de la Electricidad una propuesta de circular en la que se detallan los procedimientos para implantar el nuevo sistema de liquidación de primas a las instalaciones del régimen especial.

Por qué aumenta el uso del gas natural?

22/04/2009

La demanda de gas natural crece año tras año de forma espectacular: si la producción mundial total de energía ha aumentado en un 87% desde 1973, la de gas natural lo ha hecho en un 240%.

FUENTE – Ecoticias – 22/04/09

Sin embargo, la reciente crisis causada por Rusia al cortar el suministro a Europa ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad del sistema. Mientras sus defensores recuerdan las ventajas de consumir gas natural y sostienen que todavía quedan reservas para décadas, algunos expertos señalan diversos problemas que podrían poner en peligro el abastecimiento para los próximos años.

Las previsiones para los próximos años indican que la demanda de gas natural continuará en ascenso, para generar calor y electricidad tanto a nivel doméstico como industrial, o incluso como combustible para vehículos. La Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA en sus siglas en inglés) prevé que podría incrementarse en un 50% de 2005 a 2030, mientras que en Europa podría crecer un 43%, según Eurogas. Se estima que los mayores incrementos se darán en las economías emergentes de los países asiáticos y del este de Europa, que triplicarán su uso del gas durante el periodo 2002-2025. En España, el Ministerio de Economía cree que dicha demanda se multiplicará por 2,2 en 2011, hasta alcanzar los 44 bcm (miles de millones de metros cúbicos).

Varias razones explican este favorable escenario. El incremento del consumo energético mundial, los problemas de contaminación y el cambio climático, o la necesidad de diversificar las fuentes de energía para no depender sólo del petróleo juegan a favor del gas natural.

En este sentido, según datos de la empresa Gas Natural, en su combustión se produce de un 40 a un 45% menos dióxido de carbono (CO2) que en la del carbón, y entre un 20 y un 30% menos que en la de los productos derivados del petróleo. Además, no emite partículas sólidas ni cenizas, las emisiones de dióxido de azufre son prácticamente nulas y las de óxidos de nitrógeno son inferiores a las del carbón y los productos petrolíferos.

Marta Margarit, secretaria general de la Asociación Española del Gas (Sedigas), afirma que sólo con los yacimientos conocidos, las reservas contabilizadas a finales de 2008 aseguran una disponibilidad en el mundo durante unos 62 años. Pero esta cifra podría ser incluso mayor: las reservas en los últimos 40 años han aumentado gracias a nuevas prospecciones, de manera que se han multiplicado por 4,6. Por ejemplo, una información publicada en Oil and Gas Journal a finales de 2008 señalaba que las reservas mundiales “probadas” de gas natural crecieron un 1,2%.

Situación de las reservas mundiales de gas natural

Según datos aportados por Sedigas, la Federación Rusa alberga la cuarta parte de las reservas mundiales; Irán y Qatar se sitúan después, respectivamente; Arabia Saudita, EE.UU., Abu Dhabi y Venezuela ocupan, en ese orden, las siguientes posiciones. En estos siete países se ubican el 68,7% de las reservas mundiales de gas natural.

Por otra parte, una de las regiones con un crecimiento más notable en reservas fue América, donde aumentaron en conjunto el 9,8%. En Kuwait, Indonesia y Pakistán también se produjo una nueva evaluación de sus reservas con resultados positivos superiores al 10%.

¿Habrá dificultades de suministro?

Algunos expertos señalan diversas razones que podrían producir en los próximos años dificultades e incluso parones en el suministro. René Snijder, consultor en temas de energía y miembro del Comité de Estrategia y Regulación de la Unión Internacional del Gas, sostiene que desarrollar nuevas reservas cuesta mucho dinero y que, a menudo, éstas no pueden empezar a explotarse hasta transcurrido un largo plazo de transición.

Snijder recuerda también que la mayor parte de los recursos de gas natural se localizan en unos pocos países y fuera de las principales regiones consumidoras, de manera que pueden elegir qué mercado les resulta más conveniente para sus intereses económicos y geopolíticos. Por ello, este experto sostiene que está empezando a haber problemas comparables a los planteados por el petróleo.

Amismo, el sistema de abastecimiento también podría poner en serias dificultades a sus consumidores. Hoy día se utilizan dos métodos: mediante gasoductos, desde los yacimientos de gas hasta las propias plantas, o mediante buques gaseros que lo transportan licuado, en estado líquido, a temperaturas criogénicas (-162º C), lo que se denomina gas natural licuado (GNL).

Según la asociación Ferrolterra-Ciudadanos Aliados para Proteger su Entorno (F-CAPE), el GNL tiene la ventaja de no depender de un suministrador determinado, ya que se puede comprar a otros de cualquier parte del mundo, y permite la entrada en el mercado mundial de nuevos productores. En caso de una emergencia, como la reciente crisis rusa, son una buena solución. Por ello, en la última década, el comercio de GNL prácticamente se ha duplicado.

Sin embargo, el uso del GNL presenta también diversos inconvenientes que podrían frenar su comercio. Los responsables de F-CAPE explican que la importante demanda de GNL por parte de Japón, Corea del Norte e India, junto con la escasa disponibilidad de plantas de licuefacción, las cuestiones geopolíticas y la falta de dinero en los mercados están provocando una fuerte especulación que continuará a medio plazo, lo que provocará que los consumidores sigan pagando caro el gas y la electricidad. La gestora de inversiones Sanford C. Bernstein & Co aseguraba en el último Congreso Mundial del Petróleo, celebrado en Madrid, que el GNL podría volverse incluso más caro que el crudo, porque la demanda de Asia y Europa sube más deprisa que la oferta.

Por otra parte, algunos expertos recuerdan que las materias primas y los materiales de construcción y de equipamiento de las plantas de gas han crecido a gran ritmo en los últimos años, y que hay una escasez mundial de capacidad de ingeniería y mano de obra cualificada. Por todo ello, la creación y puesta en marcha de la mayor parte de las plantas de licuefacción planeadas se encuentra en el aíre.

Asimismo, los expertos recuerdan que el GNL es la opción más cara por los costes adicionales de los procesos de licuefacción, transporte en barco y regasificación, y que sólo es más rentable que el gasoducto a distancias superiores a 3.000 kilómetros. Sin embargo, Snijder afirma que en la actualidad no se dispone de capacidad sobrante para la producción de GNL y que incluso se está volviendo más competitiva la utilización de gasoductos por encima de los 3.000 kilómetros de distancia.

España, un caso especial

El consumo de gas natural también se ha incrementado en los últimos años en España. En concreto, los responsables de la asociación F-CAPE señalan el peso cada vez mayor de las centrales térmicas de ciclo combinado que utilizan dicho combustible.

En cuanto al suministro, Marta Margarit, de Sedigas, recuerda que España, al igual que la mayoría de los países europeos es un país energéticamente dependiente. En relación con el gas natural, la principal diferencia entre España y el resto de países de la Europa Continental es la diversidad de fuentes. Margarit señala que mientras cerca del 70% de los países de Europa depende de un único suministrador, España recibe gas natural de diez países: en 2008, Argelia, con una cuota del 35%, fue el principal proveedor; después le siguieron Nigeria (18,9%); los Países del Golfo (13,4%); Egipto (12,4%); y Trinidad y Tobago (10,9%).

A la hora de transportarlo, cerca del 70% llegó en forma de gas natural licuado (GNL), según la responsable de Sedigas. Por ello, España cuenta con seis de las catorce plantas de regasificación de Europa. El gas natural restante, según la asociación F-CAPE, llega por gasoducto desde Argelia a través del estrecho de Gibraltar y desde Noruega a través de la conexión Lacq-Calahorra. No obstante, la responsable de Sedigas recuerda que la próxima entrada en funcionamiento del Medgaz, el gasoducto que ya une Argelia con la Península (Beni Saf-Almería), incrementará desde finales de 2009 la capacidad anual de suministro por gasoducto en 8 bcm (miles de millones de metros cúbicos), – ampliables a 16 bcm- el equivalente a un 20% del actual consumo español.

Sin embargo, los responsables de F-CAPE aseguran que el nuevo gasoducto servirá también para proveer de gas a Francia y probablemente al resto de Europa. Por tanto, razonan, España verá reducida su capacidad para suministrarse a través de este gasoducto y continuará dependiendo en gran medida del GNL, con los inconvenientes anteriormente señalados. Por ejemplo, Tan Sri Dato Sri Mohd Hassan Marican, presidente y consejero delegado de Petronas, la compañía de gas y petróleo de Malasia, auguraba en 2007 que el suministro de GNL en España vivirá una crisis en 2010.

Medidas para evitar una posible crisis

Tras la reciente crisis europea con el gas ruso, los ministros de Energía de la Unión Europea (UE) han solicitado el reforzamiento de las interconexiones y la diversificación de los suministradores, las fuentes y las rutas de abastecimiento energético, de manera que se reduzca su dependencia del exterior, en especial de Rusia.

En concreto, los ministros de Energía han respaldado el desarrollo de técnicas de GNL para facilitar la acumulación de reservas, la interconexión eficaz de la región del Báltico y las de gas y electricidad en la Europa central y sudoriental. Y coincidiendo con una propuesta de la Comisión Europea del pasado noviembre, consideran prioritaria la creación de un “corredor sur” del gas, para agrupar varios gasoductos, como el de Nabucco, que permita llevar el gas del Caspio a Europa a través de Turquía.

Por su parte, los responsables de Sedigas aseguran que una vía para conseguir dicha diversificación pasa por resaltar a la Península Ibérica como puerta de entrada de gas natural al continente desde el sur. En opinión de F-CAPE, España no debería depender tanto del GNL, puesto que la mejor opción es el gasoducto.

Asimismo, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) sostiene que, si no se quiere experimentar una crisis energética para 2015, harán falta nuevas inversiones importantes. En este sentido, René Snijder apela a los gobiernos para que ayuden a crear las condiciones adecuadas, mediante un régimen regulatorio que busque aumentar la competencia “orientado al consumidor” y “favorable para el inversor”.

Producen gas sin liberar CO2

14/04/2009

 

En la región argelina de In Salah, se alza un enorme campo de explotación de gas natural convertido en un gran laboratorio para mitigar el efecto invernadero del planeta mediante una sofisticada tecnología.

in-salah

FUENTE – Ecoticias – 13/04/09

Se trata del primer proyecto a gran escala de Captura y Almacenamiento de CO2 (CCS, en sus siglas en inglés) en un yacimiento de gas.

 Según Mohammed Keddam, vicepresidente de In Salah Gas, el resultado de este experimento desarrollado por las compañías Sonatrach (Argelia), BP (Reino Unido) y Statoil (Noruega) es equiparable al que se conseguiría si se retiraran de la circulación unos 200.000 automóviles que recorren 30.000 kilómetros cada año.

 Aunque aún está en una fase de verificación y control, el proyecto de 30 años, que se inició en 2004 tras un acuerdo alcanzado en 2001, es ya todo un éxito, dijo Keddam a un grupo de periodistas invitados a visitar la instalación. Considera que la tecnología debería aplicarse en otras instalaciones que liberan dióxido de carbono a la atmósfera, aunque reconoce que se requieren condiciones no siempre existentes, como la presencia de una reserva de gas “totalmente íntegra”.

 Mientras la Unión Europea (UE) analiza los riesgos de esta tecnología que la Agencia Internacional de la Energía (AIE) quiere promover, unas 2.000 personas trabajan ya en ello a 1.700 kilómetros al sur de Argel, aisladas y protegidas con severas medidas de seguridad en el desértico paisaje.

 A 170 kilómetros de la aldea más cercana y con temperaturas que en verano superan los 50 grados centígrados, horarios de doce horas seguidas todos los días, sin fin de semana, durante cuatro semanas, a las que le siguen otras cuatro semanas libres, a los trabajadores se les exige aquí un máximo de concentración. La instalación para capturar y reinyectar a 2.000 metros bajo tierra el dióxido de carbono requirió una inversión de 100 millones de dólares.

 Demuestra, según el presidente de In Salah Gas, Michal Mossmann, que es “posible y económicamente aceptable” romper la cadena entre el uso de combustibles fósiles y el dióxido de carbono (CO2)”.

 Explicó que la UE exige que el gas natural importado no contenga más de un 0,3 por ciento de dióxido de carbono, pero el gas de la rica reserva de In Salah contiene una media del 7 por ciento de CO2, y ésa fue la razón decisiva para desarrollar este proyecto. “La otra opción hubiese sido liberar a la atmósfera el excedente de CO2 o no venderlo a Europa, pero decidimos capturarlo y almacenarlo bajo tierra”, dijo Keddam.

 Para ello, se utiliza un producto químico que absorbe el dióxido de carbono del gas natural, éste pasa luego por un proceso de deshidratación y queda así limpio para su exportación, mientras que el CO2 se reinyecta bajo tierra a alta presión. De acuerdo con los cálculos, el proyecto permitirá recuperar y almacenar así 10 millones de toneladas de CO2.

 El año pasado, la Comisión Europea lanzó una iniciativa para “analizar los riesgos asociados” a cada uno de los aspectos de la captura, el transporte y el almacenamiento de dióxido de carbono, al considerarse una tecnología que podría reducir hasta el 90 por ciento del CO2 que producen las centrales generadoras de energía.

 Por su parte, el director ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), abogó por el desarrollo de la CCS y, en el Foro Internacional de la Energía celebrado en Roma en abril pasado, pidió que se movilizaran los medios para su desarrollo. “En la captura y almacenamiento de carbono (CCS, en sus siglas en inglés) necesitaríamos construir al menos 20 plantas hasta 2020, con un coste de 1.500 millones de dólares cada una”, dijo Tanaka en esa ocasión.

 Para los dirigentes del proyecto sólo una sombra se cierne sobre el desarrollo de esta tecnología, pues entraría económicamente en riesgo con un barril de petróleo a menos de 30 dólares, una perspectiva que no se descarta en estos momentos de crisis y retroceso de la demanda de crudo.