Posts Tagged ‘crisis’

La Energía Solar Empieza a Recuperarse

03/06/2009

Este primer cuarto del año ha sido difícil para casi todas las compañías solares, excepto por First Solar, cuyas ganancias se triplicaron, muchas de las compañías vieron una perdida en sus ganancias y en muchos casos inclusive perdidas. Pero los últimos dos reportes de Trina Solar y Sunergy dibujan una imagen que ve un regreso en las ganancias para el segundo cuarto del año.

FUENTE – gstriatum – 29/05/09

En el primer cuarto, el precio promedio de venta, conocido como ASP, de los módulos solares cayó como una roca. Por ejemplo, Sunergy de China reporto que su ASP cayó un 45%, de 2.97 dólares a sólo 1.64 dólares por watt. Este precio es 50% menor al costo del primer trimestre del 2008. Sunergy estima que tendrán ganancias en el segundo cuarto del año aun con estos bajos precios, ya que sus costosos paneles solares de polisilicon ya no están en el inventario.

Muchas compañías no sólo están esperando el regreso de las ganancias en este segundo cuarto, sino también un incremento en las ventas. Por ejemplo Trina Solar espera embarcar del 23 al 33% más módulos que en el primer cuarto. En global se espera que el crecimiento del 2008 se repita durante el 2009, alrededor de 6 GW, pero las ganancias serán mucho menores. Siempre y cuando los productores tengan éxito en bajar sus costos, el futuro de la energía solar empieza a brillar ora vez.

Anuncios

“Nos enfrentamos a cuatro crisis: la alimentaria, la energética, la climática y la financiera”

21/04/2009

 

El Secretario de Estado de Investigación Carlos Martínez ha sido hoy el protagonista del Foro España Innova, organizado por Nueva Economía. Durante su intervención, el Secretario ha analizado el estado actual de la investigación y la innovación, y sus perspectivas dentro del actual panorama de crisis.

botella

FUENTE – Energium – 20/04/09

Las claves para salir de la situación actual a través de la innovación requieren, para Martínez, “mecanismos que nos hagan más resistentes a las crisis del futuro”. A continuación ha subrayado que, en este terreno, “España ha realizado extraordinarios avances que se materializan hoy en un 3,1% de la producción científica mundial, una ratio de 6,7 investigadores por cada 1.000 personas y un 45% de financiación privada en proyectos científicos”, en un país donde la comunidad científica “no ha sido siempre reconocida”.

A modo de explicación, Carlos Martínez ha afirmado que el aumento presupuestario del 24% destinado al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el periodo 2005-08 “condujo a un aumento del 50% en la captación de recursos privados, del 52% de las publicaciones científicas, del 200% en la licencia de patentes y un 400% en la creación de empresas de base tecnológica”. Para justificar estas alentadoras cifras, el Secretario de Estadp ha aludido al ránking Scimago, que clasifica a los países en términos de su producción científica y donde España ha pasado del 25º puesto en 2005 al 13º en 2007. “Son datos que nos animan a confiar en nuestras capacidades”, ha subrayado.

En este momento, ha señalado Martínez, “nos enfrentamos a cuatro crisis: la alimentaria, la energética, la climática y la financiera”. Una de las principales iniciativas del Gobierno español, según Martínez, ha sido la creación y puesta en marcha del Ministerio de Ciencia e Innovación (MICINN) así como la reforma de la universidad. “Para innovar, lo primero es crear conocimiento”, ha señalado.

Para Martínez, las tres principales apuestas de la investigación en España en los próximos años son la nueva Ley de la Ciencia, y los programas Prometeo 2020 y Universidad 2015. Las principales características de la nueva ley, que debería estar en el Congreso antes del verano se centran en “promover la iniciativa privada, mejorar la participación entre Estado y las comunidades, crear un Consejo Político Científico y Tecnológico, una Estrategia Nacional de Ciencia y Tecnología, así como un Servicio de Informe de la Ciencia y la Tecnología”.

Además, entre los principales objetivos del MICINN están los de “establecer el marco de una carrera investigadora para nuestros jóvenes y favorecer la movilidad entre organismos públicos, universidades y empresas”, para lo que se desarrollarán sociedades de capital riesgo orientadas a la investigación tecnológica, desgravaciones fiscales y la búsqueda de mecenazgos en I+D+i.

En cuanto al Plan Prometeo 2020, que persigue una reorganización más eficaz de los organismos públicos de investigación (OPI), el Secretario no ha profundizado en demasía, cosa que sí ha hecho con el Plan Universidad 2015. Se trata de “catapultar la ciencia y la tecnología, crear mecanismos de trasvase del conocimiento o perseguir la excelencia mediante programas como el Ramón y Cajal o el Torres Quevedo”.

“No se puede ser eficaz en todas las áreas del conocimiento”, advierte Martínez, por lo que España focalizará gran parte de sus esfuerzos en investigación en las áreas de: “biotecnología, las nanociencias, la salud, la tecnologías de las comunicaciones y las energías renovables”; esta última es un área donde España ya investiga en proyectos de microalgas capaces de capturar CO2 o de cultivos energéticos de 2ª y 3ª generación (no alimentarios).

Carlos Martínez ha detallado los proyectos internacionales donde España participa, aludiendo a una cita del escritor ruso Anton Chejov, “no hay ciencia nacional como no hay tablas de multiplicar nacionales”. El secretario también ha recordado, con un paralelismo político, que España “forma parte del G-8 en la investigación contra el cáncer, pero no sólo eso, sino que somos también miembros del G-4 en medicina regenerativa y en supercomputación”.

Dentro de los proyectos internacionales más importantes en los que el país colabora están el de la Fusión Nuclear, donde el CIEMAT participa con algunos grupos internacionales en el desarrollo de estas tecnologías y el proyecto del supertelescopio ESO, cuya ubicación en la isla de La Palma se está pugnando. “Significaría pasar del actual GranTecan, con un espejo de 8,4 metros de diámetro, a un telescopio de 42 metros de diámetro”, ha señalado.

Por último, Martínez ha expresado su búsqueda de un modelo en que los investigadores se hagan ricos según el conocimiento que generen, “como ocurre con los célebres casos de Apple o Microsoft”.

La fotovoltaica está preparada para crecer más, a pesar de la crisis

17/04/2009

La 3ª Conferencia Internacional de la Asociación Europea de la Industria Fotovoltaica (EPIA) sobre inversiones, confirma que la fotovoltaica no es ajena a la crisis económica y crediticia. Las grandes plantas están encontrando más problemas de financiación que antes pero la base del sector permanece intacta, incluso mejor, debido a una bajada de precios de los módulos que está entre el 10 y el 20% desde comienzos de 2009.

FUENTE – Energías Renovables – 16/04/09

El sector fotovoltaico no ha escapado a los problemas derivados de la fuerte reducción del crédito en la economía internacional. Las cuatro semanas que podía requerir una financiación en 2008 se han convertido ahora en 8 ó 10. La percepción de riesgos es alta por lo que la mayoría de los bancos prefieren “mojarse” con proyectos más pequeños, de menos de 50 millones de euros. 

“La financiación es posible pero hay que ser realistas”, afirma Christian T, del Commerzbank. Los inversores son muy selectivos debido a la baja capacidad financiera, pero todavía ven en la FV un sector fantástico para invertir, tanto en pyoyectos como en empresas. Los apoyos de los diferentes gobiernos a las renovables (como el sistema de primas español) y la seguridad jurídica de la mayoría de los países, hacen que las inversiones fotovoltaicas puedan calificarse de bajo riesgo. “Invertir en un sistema FV es como comprar un coche con el depósito siempre lleno”, dice eun optimista Hubert Aulich, de la empresa Crystalox Solar.

Las inversiones realizadas en los últimos cuatro años para superar la escasez de polisilicio han supuesto una reducción significativa de su precio. Además, como ha reconocido unánimemente la industria, la sobreoferta de módulos en el mercado ha supuesto una disminución de precios de entre el 10 y el 20% desde comienzos de 2009. Superadas las tensiones de mercados desabastecidos y sobreabastecidos, “la tecnología FV regresa ahora a su curva de aprendizaje”, apunta Winfried Hoffmann, presidente de EPIA.

China reduce la contaminación gracias a … la crisis

16/04/2009

 

Todos estamos sufriendo la crisis económica, no hay nadie que no tenga un amigo o familiar en paro. Sin embargo la crisis económica mundial tiene algunos efectos colaterales buenos.

chinacontamina_01

FUENTE – Ison21 – 17/04/09

Durante los pasados juegos Olímpicos se intento reducir la contaminación en Beijing, entre otras cosas para no dar mala imagen, llegando a parar incluso las industrias mas contaminantes y a imponer restricciones de tráfico . Sin embargo a día de hoy la contaminación sigue en mínimos históricos alcanzando niveles  de hace 10 años. Además ya no se limita a la ciudad de Beijing sino que también alcanza a otras ciudades de país.

Las restricciones en el tráfico han continuado a pesar de la conclusión de los juegos olímpicos, pero lo que verdaderamente ha influido ha sido la ralentización o disminución de centrales eléctricas impulsadas por carbón. De hecho el número de días contaminados durante el segundo semestre del 2008 se redujo a la mitad respecto del semestre anterior del mismo año

No hemos de olvidar que el 80 % de la energía eléctrica proviene de este tipo de centrales y que china es el segundo mayor consumidor de energía a nivel mundial.

Por otro lado el gobierno chino ha iniciado un plan de estímulo de energías renovables con el fin de disminuir su dependencia del carbón

Siempre hay que buscar el lado positivo

La crisis acerca España a Kyoto

02/03/2009

 

Las emisiones de CO2 caen alrededor del 7% por la recesión y las renovables

mundo-en-mano

FUENTE – Elpais.com – 01/03/09

En 1929, las emisiones de dióxido de carbono (CO2) se desplomaron durante cuatro añllos y tardaron cuatro más en recuperar el nivel anterior al crash del 29, según un estudio del banco HSBC. Algo parecido está ocurriendo actualmente.

En 1929, las emisiones de dióxido de carbono (CO2) se desplomaron durante cuatro añllos y tardaron cuatro más en recuperar el nivel anterior al crash del 29, según un estudio del banco HSBC. Algo parecido está ocurriendo actualmente.

España, además, reunió el año pasado las condiciones ideales para reducir la emisión de gases, como un alto precio del petróleo y del carbón durante buena parte del año. La tonelada de CO

2 alcanzó en verano los 26 euros (ahora ronda los nueve). Esto hizo que producir electricidad sucia fuese caro. “Ha habido grandes centrales térmicas de carbón, como la de Compostilla, en León, paradas buena parte del año”, explica José Santamarta, ex asesor de la ministra Narbona en la materia y referencia en el cálculo de emisiones. La producción de electricidad ocn carbón cayó un 35,58%.

Además, las nucleares funcionaron mejor (produjeron un 7% más) y la instalación masiva de molinos de viento permitió que la electricidad renovable aumentara un 18,7% respecto al año anterior. El resultado es que el sector eléctrico, que es responsable de un 25% de las emisiones, recortó un 16,6% sus gases de efecto invernadero, según WWF España.

La apuesta por las renovables, que suponen una inversión pública de 3.800 millones en primas (80 euros por habitante al año) comienza a ser más que testimonial y explica por qué Obama y la Administración de George W. Bush pusieron a España como ejemplo.

 

Como explica Heikki Mesa, responsable de cambio climático de WWF España: “Ha sido todo perfecto para ayudar al clima. Se juntaron todos los factores: lluvia, más molinos, alto precio del petróleo y de la tonelada de CO2 el primer semestre…”. Mesa explica que sólo el recorte en el sector eléctrico y la reducción del consumo de petróleo “ya supondrá una bajada de más de 20 millones de toneladas de CO2, un recorte de entre el 5% y el 6% de emisiones”. Los datos oficiales tardan aún más de un año, ya que hay que recopilar la contaminación de miles de instalaciones y de sectores dispersos como la agricultura.

 

A esto hay que sumar otro recorte debido a la menor actividad industrial. La producción industrial cayó en diciembre un 19,6% respecto al mismo mes del año anterior. La producción de clínker -precursor del cemento y el producto relevante en el consumo de energía- bajó un 15,4% el año pasado.

 

El parón de las fábricas se demuestra también porque han acudido masivamente a la venta de derechos de CO2. Con este mecanismo han ingresado más de 400 millones de euros por unos permisos que recibieron gratis del Gobierno. “Sobró asignación. Por eso bajó el precio del CO2 y es posible que aún caiga más”, señala Ismael Romeo, director general de Sendeco2, la bolsa española de derechos de CO2.

La reducción total de emisiones puede rondar el 7%, según fuentes próximas al Ministerio de Medio Ambiente, que advierten de que la cifra definitiva aún puede cambiar. Las fuentes consultadas no dudan de que ha habido una rebaja significativa, probablemente la mayor desde 1990, pero alertan de la dificultad de precisar una cifra.

Este 7% supondría alrededor de 10 puntos menos respecto al nivel de 1990, el año de referencia del protocolo de Kioto. Así que España, que en 2007 emitía un 52% más que en 1990, podría acercarse al plan del Gobierno de terminar el periodo de cumplimiento del protocolo (2008-2012) emitiendo un 37% más que en 1990. El dióxido de carbono se acumula en la atmósfera y retiene parte del calor que emite la Tierra. El nivel de CO2

en la atmósfera es el mayor en más de 650.000 años.

Las cifras tienen implicación política. Aunque una parte de la reducción es achacable a la crisis -y ningún político se puede apuntar ese tanto- el equipo de la ministra Elena Espinosa sí podrá intentar rentabilizar la cifra. Así lo hizo el Ejecutivo cuando en 2006 las emisiones bajaron un 1,7%, principalmente debido al aumento de las lluvias.

La situación es común a todo el mundo. Según WWF, en 2008 se redujeron por primera vez desde 1983 las emisiones del consumo de petróleo y gas (un 3,1%). Mesa señala que “2008 ha supuesto un cambio brutal, un cambio de inflexión también en el mundo”. En 2009, la rebaja será previsiblemente aún mayor.

La pega que ponen los expertos es que reducir las emisiones con una crisis es sencillo. El reto es conseguirlo durante un periodo de bonanza. Además, queda el temor de que con la crisis y la bajada del precio el petróleo caiga la inversión en energías limpias, como ayer alertó el ex presidente Felipe González, para lo que pidió debatir sobre la nuclear.

 

 

Autor: R. Méndez

La crisis ayuda a España a cumplir con el Protocolo de Kioto

27/02/2009

La crisis ha abierto la puerta a que España pueda cumplir con Kioto. Pero, además, un uso más eficiente de la energía y el papel creciente de las fuentes renovables, entre otros factores, hacen abrigar esperanzas a los expertos sobre la posibilidad de que España alcance los objetivos marcados al firmar el protocolo contra el cambio climático. Nadie desea, en cambio, que la senda de Kioto sea el desplome económico.

FUENTE – LaVanguardia – 26/02/09

Hasta ahora, conseguir la meta puesta en Kioto parecía algo casi imposible. Sin embargo, las condiciones han variado. Las emisiones en el sector eléctrico (un 25% del total) se redujeron un 17% en el 2008. Y, además, por cuarto año consecutivo, ha mejorado la intensidad energética: aprovechamos mejor la energía en relación con la riqueza creada. 

Esta caída de las emisiones se debe a un menor uso del carbón y el fuel, lo que a su vez es fruto del encarecimiento del petróleo y del carbón. Todo esto se ha compensado con un aumento del gas natural – que tiene menor impacto sobre el calentamiento-y la energía eólica, que sigue en auge. 

También ha habido una reducción de emisiones en los sectores vinculados a la construcción y al automóvil, en crisis (cementeras, vidrio, teja, vidrio), aunque los resultados concretos aún no se conocen. En los ámbitos del transporte, agricultura (fertilizantes), ganadería (cabaña animal) o residuos (metano de vertederos) la reducción será menor; pero, con todo, se espera en conjunto un importante recorte de gases, que podría rondar los 18 o 20 millones de toneladas de CO2. “En la reducción de emisiones no sólo ha influido la crisis, sino el hecho de que dispongamos de fuentes de energía alternativas de origen renovable; sin ellas, la reducción no habría sido posible”, dice Joaquín Nieto, presidente de honor de la fundación SustainLabour. 

El Gobierno español prevé cumplir con Kioto con un aumento de las emisiones hasta el 37% (para el periodo 2008-2012 con respecto a 1990), puesto que, además de una subida autorizada del 15% de las emisiones, echará mano a la compra del 20% de derechos de emisión de CO2 en el mercado internacional de carbono y contabilizará un 2% de mejora del bosque (que fija y neutraliza el CO2  del aire en la madera). 

Nieto sostiene que la combinación de una crisis hasta el año 2011 con las otras medidas para fomentar la eficiencia energética y las fuentes renovables permitiría a España reducir sus emisiones desde el 52% hasta este 37% y eludir el riesgo de sanción por no cumplir con Kioto. Según sus estimaciones, entre 2008 y 2012 España tiene asignadas 1.986 millones de toneladas de CO2, mientras que las reducciones que apuntan sus previsiones suman una cifra por debajo de esos derechos (véase el gráfico). Los estudios de Nieto y José Santamarta han servido de referencia para conocer el inventario de emisiones. 

Algo parecido opina Josep Garriga, director de la Oficina de Canvi Climàtic de la Generalitat, para quien es factible “pasar del actual aumento de emisiones del 52% al 37%”. Garriga sostiene además que “no debemos pararnos aquí”, sino que incluso habría que evitar la compra de derechos en el exterior. “Ya que tenemos una crisis, debemos aprovechar la situación y luchar contra el cambio climático y contra la crisis a la vez. La crisis puede tener elementos positivos y debe permitir cambios estructurales profundos”, señala Garriga. 

El Gobierno cree factible cumplir la senda ya planeada y no prevé revisarla hasta el 2010. Su plan parte de la base de que para no superar el tope de aumento del 37% de gases se deberá recurrir a los mercados de carbono. La secretaría de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, estima que España tendría un exceso de 289 millones de toneladas de CO en cinco años (entre el 2 2008 y el 2012). De esta cantidad, 130 millones de toneladas se recortarán con los dos derechos de emisión asignados a las eléctricas, las cuales, en caso de rebasarlos, deberán comprarlos en los mercados de carbono. 

Y, en segundo lugar, habrá otro exceso de 139 millones de toneladas de CO2 que corresponden al transporte, edificación, agricultura y otros sectores. 

Para tapar este agujero,el Gobierno está recurriendo a dos soluciones flexibles previstas en Kioto. Por un lado, usará el mecanismo de desarrollo limpio, un sistema que consiste en financiar inversiones en desarrollo limpio en el tercer mundo que dan derecho a obtener certificados de reducción de gases validados por la ONU. Así, ya se ha comprometido en la compra de más de 60 millones de toneladas de CO2 (con acuerdos con el Banco Mundial, el BEI o el Banco Asiático). 

Y, en segundo lugar, ha empezado a acudir al comercio de emisiones entre países desarrollados y comprará derechos a los países del antiguo bloque del Este de Europa. Esta solución ha sido muy criticada por los ecologistas, puesto que estos derechos son fruto del hundimiento de la economía de los países del Este hasta el año 2007 y se obtuvieron sin un esfuerzo real de reducción de gases (con mejoras tecnológicas). Corresponden en realidad a emisiones realmente no realizadas. 

Sin embargo, el Gobierno ve legítimo esta opción y ya ha firmado un acuerdo para comprar a Hungría seis millones de toneladas de CO2, si bien ha ligado estos acuerdos al compromiso de que este dinero vaya a la rehabilitación energética de edificios y al fomento de las energías renovables, según explica Teresa Ribera, secretaria de Estado de Cambio Climático. “Vamos a garantizar que este dinero vaya realmente a políticas ambientales en estos países”, dice Ribera. España tiene previsto firmar acuerdos con países del Este, como Polonia, Chequia y países bálticos. 

La crisis está generando una caída de la producción industrial y, por tanto, de las emisiones de gases. Pero el objetivo “no es cumplir Kioto gracias a la crisis, sino la transformación de nuestro modelo productivo hacia otro más eficiente y menos intensivo en carbono”, dice Teresa Ribera. 

“Decir que el cumplimiento de Kioto depende de la crisis es una gran falsedad y cuestiona la premisa básica de los planes de recuperación económica lanzados por las grandes economías del mundo y las recomendaciones de la OCDE y del Programa de la ONU para el Medio Ambiente, entre otra instituciones”, afirma la secretaria de estado de cambio climático. En su opinión, para salir de la crisis se necesita invertir en el cambio de modelo y tender hacia una economía no intensiva en carbono para lograr “un sistema energético más eficiente y que otorgue un mayor peso a las energías renovables”.

Más y mejor ciencia ante la crisis

26/02/2009

En tiempos de crisis se buscan, con premura, alternativas para mejorar la economía. Una posible opción es explorar nuevos conocimientos científicos que, posteriormente, puedan ser aplicados.

FUENTE – madri+d – 25/02/09

Aunque ello no sea una solución a corto plazo, la experiencia señala que los países con mayor peso científico tienen un mayor desarrollo económico y les proporciona cierta ventaja para superar momentos difíciles. Algunos puntos merecen especial atención. 

Un modo, no siempre riguroso, de valorar la ciencia es hablar de su “excelencia” ignorando su contenido. De esta manera se habla de índices de impacto de las revistas en las que se publica y no del tema de la investigación. Afortunadamente, podemos encontrar ejemplos de buenas prácticas de valoración científica en instituciones como la Fundación Nobel. El Premio Nobel de Medicina del pasado año fue concedido al doctor Luc Montagnier por su descubrimiento del virus del sida, no por publicar en revistas de cierto impacto. Aparecer en buenas revistas es de interés para la publicidad del trabajo, pero lo verdaderamente importante es la validez de lo publicado y su repercusión para futuros trabajos. Uno de los defectos actuales es la apetencia por aparecer en los medios; se sacrifica el rigor en aras del éxito fugaz. Debería sustituirse la palabra “excelencia” por calidad, algo que, afortunadamente, tienen con creces muchos de nuestros honestos investigadores, aunque sean modestos.

Los mensajes que se envíen, encaminados al desarrollo de la ciencia, no deben ser contradictorios con los hechos. Se indica en los medios de comunicación que debe facilitarse el desarrollo de la investigación científica. En ese empeño, toda la atención se dirige, con machacona insistencia, hacia el porcentaje del PIB destinado a I+D. Más dinero sí, pero acompañado de la gestión eficiente de los recursos existentes. En el momento actual, el sistema parece estar saturado; la aportación de más dinero al sistema no produce un incremento en la transferencia de los resultados de investigación. La financiación es mero gasto, no inversión. Ello es, en parte, consecuencia de que en vez de organizar la gestión buscando el funcionamiento del día a día, las instituciones públicas incrementan la burocracia y su afán por recaudar parte de los recursos que las diferentes instituciones privadas aportan al sistema. A veces, el tiempo que debería dedicarse a la gestión se gasta en un continuo nuevo rediseño de posibles nuevas estructuras, que no da tiempo a que empiecen a funcionar pues, inmediatamente, se están pensando otras nuevas. Afortunadamente, esta dinámica parece, prudentemente, atenuarse.

Es imprescindible que los ciudadanos en general y el entramado industrial en particular reclamen, además de los pactos de Estado por la ciencia, que los científicos piden de vez en vez, más y mejor ciencia. Empresarios y financieros deben entrar en el juego, para cofinanciar el sistema de ciencia y tecnología. Si la investigación básica debe ser soportada por la vía de los Presupuestos Generales del Estado, la inversión privada debe ocuparse, principalmente, de la transferencia tecnológica, algo que, afortunadamente, están realizando unas pocas instituciones privadas de nuestro país.

Se dice que los becarios españoles no funcionan como antaño, sin tener en cuenta que hay bastante responsabilidad nuestra en ello; que nuestras plantillas son escasas -en lo que estamos de acuerdo-, y que para solucionar el problema hay que buscar la entrada de investigadores foráneos para desarrollar nuestra investigación. Bienvenidos sean los científicos -en edad de merecer- que vienen ya formados -y nos evitamos formarlos, algo que últimamente no se hace muy bien-; pero nos tememos que tras la llegada se desanimen del mismo modo que les ha pasado a los de la tierra. Creemos que lo importante para la formación es la motivación por el trabajo, las ganas de conocer; y a los senior, no abrumarlos con la burocracia, incluso con la tan reclamada transferencia de tecnología. Cuando se disfruta y vibra con lo que se hace la ciencia se desarrolla, sea tiempo de crisis o tiempo de bonanza, y ello es igualmente aplicable a la profesionalización del proceso de transferencia. Con ambos factores -investigación y transferencia-, el país prospera.

 

Autor: J. Ávila, P. García Barreno