Posts Tagged ‘Greenpeace’

El almacenamiento de CO2 perpetúa el uso de combustibles fósiles

28/07/2009

Para Greenpace, el almacenamiento subterráneo de CO2 es un salvavidas que tratan de poner en marcha las industrias de los combustibles fósiles para mantener su actividad en un contexto de creciente preocupación por el cambio climático.

FUENTE – Ecoticias – 27/07/09

Ante la presentación, esta mañana, de la Secretaria de Estado de Cambio Climático, y el Secretario de Estado de Energía del Anteproyecto de Ley de Almacenamiento de CO2, la organización ecologista Greenpeace ha criticado el apoyo del Gobierno español a este tipo de tecnología en el ámbito de la lucha contra el cambio climático.

Para Greenpace, el almacenamiento subterráneo de CO2 es un salvavidas que tratan de poner en marcha las industrias de los combustibles fósiles para mantener su actividad en un contexto de creciente preocupación por el cambio climático.

“La investigación para el almacenamiento geológico profundo del CO2 no pretende salvar el clima, sino a la industria del carbón. Desde nuestro punto de vista los recursos destinados al desarrollo de esta tecnología deberían ir destinados a la investigación y el desarrollo acelerado de fuentes de energía renovable que es la forma más rápida de reducir las emisiones” ha declarado Juan López de Uralde, Director de Greenpeace.

Estados Unidos es el responsable de la emisión del 30% del CO2 producido por la actividad humana durante los últimos 150 años

24/07/2009

Los datos proceden de un estudio de Greenpeace

FUENTE – Soliclima – 23/07/09

Estados Unidos ha emitido 328.264 millones de metros cúbicos de CO2 desde mediados del siglo XIX, tres veces más de lo emitido por China en el mismo periodo.

EEUU también gana si medimos las emisiones en m3. Durante 2005, emitió 23,5 toneladas de gases con efecto invernadero (el CO2 no es el único), cuatro veces más que China, y 13 veces más que India.

En el informe, Greenpeace asegura que estos datos ponen el peso del cambio climático sobre Estados Unidos, a pesar de la atención que despiertan las grandes emisiones de países en vías de desarrollo tales como China o India.

Por este motivo, la organización ecologista le pide al presidente Obama que tome medidas para frenar las emisiones de CO2 de su país.

Greenpeace pide a Zapatero que reactive el acuerdo sobre cambio climático

16/07/2009

Greenpeace pide al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que llegará hoy a L’Aquila como representante de uno de los países invitados a la reunión del G8, que lidere personalmente la lucha contra el cambio climático.

FUENTE – energelia – 10/07/09

Esta madrugada activistas de la organización ecologista se han encaramado a la chimenea de la central térmica de carbón más nueva de Italia para pintar el mensaje “G8 STOP THIS”.

Con está ya son cinco las centrales térmicas de carbón italianas ocupadas por Greenpeace desde ayer por la mañana. La organización quiere llamar la atención sobre la necesidad de un acuerdo de los líderes reunidos para afrontar de forma definitiva y contundente la lucha frente al cambio climático.

“Los líderes actúan y los políticos sólo hablan”,- ha declarado Raquel Montón, responsable de la campaña Cambio climático y Energía de Greenpeace. “Pese a que el acuerdo es novedoso para el G8, y para países como Estado Unidos, Canadá, Rusia y Japón, no representa ningún avance para los 124 países que ya apoyaban este compromiso”.

Greenpeace considera insuficiente la referencia del G8 a la necesidad de mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2ºC, sin establecer un plan claro ni el dinero o los objetivos de reducción de emisiones que deben contribuir a alcanzar esta meta.

La termosolar podrá abastecer la cuarta parte de la electricidad mundial en 2050

15/07/2009

El informe, elaborado por especialistas de Greenpeace junto con la Asociación Europea de la Energía Solar Termoeléctrica (ESTELA) y el programa Solar PACES de la Agencia Internacional de la Energía, destaca cómo la energía solar térmica de concentración (ESTC) podría llegar a cubrir el 7% de la demanda eléctrica mundial en 2030 y más de la cuarta parte para 2050.

FUENTE – Ecoticias – 14/07/09

España lidera el mercado mundial de esta tecnología, con cerca de 15.000 MW en proyectos

Greenpeace ha presentado hoy el informe Energía Solar Térmica de Concentración: Perspectiva mundial 2009, en el que se muestra que las inversiones en esta nueva tecnología superarán este año los dos mil millones de euros y podrían generar unos ingresos de 20.800 millones, además de crear 90.000 empleos en el mundo para 2015.

El informe, elaborado por especialistas de Greenpeace junto con la Asociación Europea de la Energía Solar Termoeléctrica (ESTELA) y el programa Solar PACES de la Agencia Internacional de la Energía, destaca cómo la energía solar térmica de concentración (ESTC) podría llegar a cubrir el 7% de la demanda eléctrica mundial en 2030 y más de la cuarta parte para 2050.

“La energía termosolar es la nueva gran protagonista de la revolución energética. Primero fue la eólica, después la fotovoltaica y ahora las centrales solares termoeléctricas ya están aquí para producir a gran escala y a todas horas electricidad renovable, limpia, autóctona y con garantía de suministro”, ha declarado José Luis García Ortega, responsable de la campaña de Cambio Climático y Energía de Greenpeace. “El Gobierno español debe impulsar, no frenar, su desarrollo para aprovechar todo su potencial”.

Esta tecnología es clave en la lucha contra el cambio climático. Gracias a ella, se podrían ahorrar 4.700 millones de toneladas de CO2 al año para 2050, es decir, un 20% de todas las emisiones que hay que reducir en el sector energético para salvar el clima. Bastaría con una superficie equivalente al 0,5% de todos los desiertos, o a la de Andalucía y Cataluña, para producir toda la electricidad consumida en el mundo actualmente.

España está a la cabeza de la rápida expansión en los últimos años de esta industria, con 14.231 MW en proyectos, de los cuales 132 MW ya generan electricidad. Desde las primeras centrales comerciales que se instalaron hace más de veinte años en California, la experiencia e investigación en estos años ha logrado centrales más eficientes, de forma que a día de hoy son una alternativa directa a las centrales térmicas o nucleares.

Además de la cantidad de energía que pueden producir, las centrales solares termoeléctricas tienen la gran ventaja de que pueden seguir funcionando aunque no haya sol, ya que pueden almacenar la energía en forma de calor, o bien operar en combinación con otras energías renovables, como el biogás.

El informe presenta tres posibles escenarios de desarrollo, uno de referencia, otro moderado y un último avanzado, dependiendo del grado de apoyo que se le dé a la tecnología. El escenario intermedio (moderado) permitiría a los países soleados, entre ellos España:

  • Generar inversiones por 11.100 millones de euros en 2010, que ascenderían a 92.500 millones en 2050.
  • Crear más de 200.000 empleos para 2020, y unos 1.187 millones para 2050.
  • Ahorrar 148 millones de toneladas de CO2 anualmente hasta 2020, subiendo a 2.100 millones en 2050 (por comparación, España emite actualmente unas 360 millones de toneladas anuales de CO2).

Para que el gran desarrollo que puede tener esta energía se haga realidad, Greenpeace demanda que el Gobierno español garantice las condiciones que permitan a la industria realizar con seguridad las inversiones necesarias en este sector, para ello, sería prioritario:

  • Un objetivo ambicioso para 2020 en el nuevo Plan de Energías Renovables: La ESTC debe tener un papel destacado para generar con renovables al menos el 50% de la electricidad.
  • Una ley de energías renovables, que incluya: primas fiables con una senda decreciente, no imponer cupos de potencia total, eliminar el límite actual de potencia por planta (50 MW), incentivar la hibridación con otras renovables (biogás, biomasa) y primas sólo para la electricidad (y/o calor) renovable

El informe se ha presentado, por Greenpeace y la Asociación Española para la Promoción de la Industria Energética Termosolar (Protermosolar), en el marco de la Jornada “La Energía Termosolar: Perspectiva en España y el Mundo”, organizada por Greenpeace con presencia de expertos cualificados de las empresas de energía, entidades financieras, administraciones públicas y centros de investigación.

APPA y Greepeace proponen su anteproyecto de ley de renovables

25/06/2009

Con motivo de la entrada en vigor, el 25 de junio, de la nueva Directiva 2009/28/CE relativa al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables, Greenpeace y APPA proponen al Gobierno que utilice su proposición de Ley de Renovables, presentada por estas dos organizaciones, para dar cumplimiento a la obligación de trasponer la Directiva a la legislación española.

FUENTE – Energilia – 24/06/09

La nueva directiva, aprobada por el Consejo y el Parlamento europeos el pasado mes de abri y publicada en el Diario Oficial de la Unión Europea el pasado 5 de junio, establece por primera vez un objetivo mínimo obligatorio que puede ser cumplido con todas las fuentes de energías renovables. En el caso de España, el objetivo obligatorio para 2020 es alcanzar al menos el 20% del consumo de energía final con fuentes de energías renovables y el 10% en el transporte.

Greenpeace y APPA consideran que España puede y debe asumir un liderazgo europeo y mundial en el desarrollo de las energías renovables, por lo que en su propuesta incluyen objetivos más ambiciosos para nuestro país, de forma que las renovables alcancen en 2020 al menos un 30% del total de la energía final consumida y al menos un 50% de la electricidad. Greenpeace y APPA presentaron el pasado 20 de mayo su anteproyecto de Ley de Energías Renovables en el que se aúna la visión del movimiento ecologista con el de la patronal de las energías limpias para facilitar la elaboración de la nueva Ley prometida por el Gobierno. Ambas asociaciones piden al Gobierno español que actúe con urgencia en la tramitación y publicación de una Ley de Renovables, que trasponga a la legislación española la normativa europea en materia de renovables.

Para Juan López de Uralde, director ejecutivo de Greenpeace, “España no debe desaprovechar esta oportunidad de liderar la nueva “economía verde”, pero para ser un líder hay que asumir objetivos de líder y no quedarse en la mediocridad del promedio europeo; nuestra propuesta de ley es el instrumento que necesita el Gobierno para cumplir esos objetivos”. Según José María González Vélez, presidente de APPA, “es necesario transponer la Directiva en una Ley que establezca un marco regulatorio favorable y a largo plazo, que serán de gran ayuda para reducir la elevada dependencia energética de España, para cumplir con sus compromisos internacionales contra el cambio climático, a la vez que representará una gran oportunidad de negocio para las empresas españolas del sector de energías renovables, un sector que debe convertirse así en uno de los ejes centrales dentro de la estrategia para salir de la actual crisis financiera y económica”.

El Gobierno estaba trabajando en una ley conjunta de renovables y eficiencia, y recientemente el Presidente del Gobierno ha anunciado la elaboración de una ley de economía sostenible. Greenpeace y APPA consideran que, ahora que está en vigor la Directiva de Renovables que España está obligada a trasponer, es más eficaz aprobar una ley específicamente de renovables, como la propuesta por estas dos entidades, e introducir las disposiciones relativas a eficiencia energética, que no disponen de una Directiva europea, en la ley de economía sostenible.

Dentro de un año, el 30 de junio de 2010, los diferentes Gobiernos deben establecer sus Planes de Acción Nacional, hoja de ruta del desarrollo de las energías renovables, de los que deberán tener ya listo un avance en enero del próximo año con los requisitos especificados en la Directiva. Esta urgencia de dar un fuerte impulso a las energías renovables en la Unión Europea es fruto de la necesidad de asegurar el suministro energético mediante fuentes de energía autóctonas que contribuyan eficazmente a la lucha contra el cambio climático.

Entre las buenas intenciones y la voluntad de los GobiernosEl espíritu y la norma de la nueva Directiva europea de Renovables coincide con las propuestas realizadas por Greenpeace y APPA, al pedir para todas las tecnologías renovables estabilidad regulatoria, simplificación administrativa y facilidad de acceso a la red , y pedir a los Gobiernos que eliminen las barreras no económicas para el desarrollo de las energías limpias. Sin embargo, las últimas regulaciones del Gobierno español suponen todo lo contrario, como es el caso del RDL 6/2009, recientemente aprobado en el Congreso de los Diputados con los votos favorables del PSOE, CIU y PNV, la abstención del PP y el voto en contra de todo el Grupo Mixto.

APPA y Greenpeace valoran positivamente la nueva Directiva de Energías Renovables, ya que da la oportunidad al Gobierno español de realizar una apuesta decidida por el sector de las energías renovables. Esa es la filosofía de su propuesta conjunta de Ley, la de mejorar un sistema de apoyo a las energías limpias que ha servido de modelo en toda Europa.

Greenpeace apuesta por las plantas solares en el desierto

25/05/2009

De acuerdo con un estudio desarrollado por Greenpeace, la European Solar Thermal Electricity Association (ESTELA) y el grupo SolarPACES de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), la construcción de plantas solares en los desiertos, usando espejos para concentrar la luz del sol, tendrían el potencial de generar hasta un cuarto de la electricidad del mundo en 2050.

FUENTE – EcologíaBlog – 25/05/09

El estudio dice que la inversión en plantas de energía solar concentrada (CSP) excederá los dos billones de euros en todo el mundo este año, y las instalaciones más grandes se están construyendo en el Sur de España y en California, en Estados Unidos.

El escenario más optimista señala que esta tecnología de concentración de la energía solar podría generar hasta el 7% de los necesidades energéticas del mundo proyectadas para 2030, y hasta un cuarto para 2050. Implicaría una inversión de 21 billones de euros por año para 2015, y de 174 billones de euros al año para 2050, y crearía miles de puestos de trabajo. En ese contexto, las plantas solares tendrían una capacidad de 2.500 gigavatios para 2050.

La tecnología CSP utiliza una matriz de cientos de espejos o lentes para concentrar los rayos del sol hasta temperaturas entre 400 y mil grados Celsius para proveer energía para mantener una planta de energía.

La diferencia con las plantas fotovoltaicas, las cuales convierten los rayos del sol directamente en electricidad en paneles, y genera alguna energía en días nublados, es que las CSP sólo funcionan con cielos soleados.

Anteproyecto de Ley para el Fomento de las Energías Renovables

21/05/2009

APPA Y Greenpeace presentan un anteproyecto de ley de renovables que fija un objetivo del 30% de energías límpias en 2020.

FUENTE – Ecoticias – 20/05/09

La Asociación de Productores de Energías Renovables-APPA y Greenpeace han elaborado, con la colaboración jurídica de la firma de abogados Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, un Anteproyecto de Ley para el Fomento de las Energías Renovables que auna la visión del sector de las energías renovables y el movimiento ecologista.  Conforma un marco regulatorio y unos objetivos que pueden consolidar a España como líder mundial en energías renovables.

La propuesta pretende ayudar al Gobierno a cumplir su compromiso de aprobar una ley de renovables ambiciosa y con visión de futuro, y responde a su petición de sugerencias para la elaboración del nuevo plan de energías renovables.

El Anteproyecto de Ley, presentado esta mañana por las dos organizaciones, sería la herramienta necesaria para la transposición de la nueva Directiva europea de renovables a la legislación española. Está basado en las mejores prácticas de legislación de diversos países y en un modelo energético sostenible económica y ambientalmente.

La futura Ley de Energías Renovables debe ser un instrumento legislativo de consenso que proporcione estabilidad y seguridad jurídica a las cuantiosas inversiones necesarias para que las energías renovables desarrollen todo su potencial. Como tal, se presenta como una propuesta abierta para su debate con el Ministerio de Industria y con los agentes sociales implicados.

Objetivo: 30% de energía renovable en 2020

La propuesta fija un objetivo del 30% de energías renovables sobre el consumo final bruto de energía en 2020 que alcanzaría el 80% en 2050. Recoge una trayectoria para alcanzar esta meta y otros objetivos cuantitativos como un 50% de generación eléctrica en 2020 y un 100% en 2050, un 80% de climatización de edificios con renovables en 2050 y un 10% de energías renovables en el transporte para 2020.

El instrumento a través del cual se articulará esta Ley será el Plan de Acción Nacional (PAN) que tendrá unos objetivos vinculantes para todas las Administraciones Públicas, será elaborado con la participación de las Comunidades Autónomas y será debatido en el Congreso de los Diputados. El seguimiento de los objetivos se realizará mediante informes cada dos años que comprobarían que se sigue la trayectoria marcada.

El Anteproyecto de Ley mantiene el sistema de primas a la producción porque se ha demostrado que es el más eficaz para obtener un desarrollo diversificado de las energías renovables. Las mejoras más importantes que recoge el texto son:

– la inclusión en el Régimen Especial de todas las renovables sin límite de potencia (excepto la gran hidráulica);

– la revisión de primas en función de la evolución de la tecnología, de la trayectoria de implantación y del cumplimiento de objetivos;

– la retribución a las renovables seguirá procediendo de las tarifas y se permitiría al Gobierno revisar su cuantía anualmente, sin retroactividad;

– se establece un sistema de primas para el calor, frío y gas producidos con renovables, análogo al de la electricidad;

– se incentiva el autoconsumo de energía renovable.

Otros puntos importantes son la declaración de utilidad pública de las instalaciones de energías renovables y la simplificación de los procedimientos administrativos. En este sentido, las instalaciones en la red de baja tensión y de hasta 100 kw de potencia serían autorizadas automáticamente.

En el ámbito de la conexión a redes se recoge lo establecido por la nueva Directiva europea, que da carácter prioritario y preferente a las energías renovables en la conexión a red bajo el criterio de mínima inversión necesaria. Los gestores de la red minimizarán las restricciones a las energías limpias y tomarán medidas para impedirlas, en caso de incumplimiento se establecen responsabilidades para los gestores de la red.

“El esfuerzo conjunto entre los productores de energías renovables y la organización ecologista y pacifista es un ejemplo de cómo puede alcanzarse un consenso entre nuestro entramado político para establecer un marco legal estable y de largo plazo que permita el desarrollo de las energías renovables en España” ha afirmado José María González Vélez, presidente de APPA.

“La oportunidad de liderar la nueva “economía verde” no puede desaprovecharse si se piensa en el futuro y en nuestra economía” ha asegurado Juan López de Uralde, director ejecutivo de Greenpeace. “Pero una posición de liderazgo exige asumir objetivos ambiciosos y un marco regulatorio favorable, como propone esta ley”.

El Anteproyecto de Ley reconoce el carácter estratégico de las energías limpias para afrontar los impactos del cambio climático y de la seguridad de suministro. Las energías renovables permiten un aseguramiento energético sostenible y ayudan a cambiar el modelo de crecimiento al ser un instrumento de reactivación económica, de desarrollo local y un factor de cohesión social. La rápida reducción de costes de las energías renovables las hace cada vez más competitivas y una apuesta decidida y temprana por esta industria permitirá consolidar un liderazgo mundial industrial y tecnológico.

En su 25 aniversario, Greenpeace muestra los efectos del cambio climático que ya se manifiestan en España

19/05/2009

Greenpeace ha querido destacar en su 25 aniversario en España la necesidad de hacer frente al mayor problema medioambiental de nuestros días: el cambio climático.

FUENTE – Greenpeace – 16/05/09

La organización ecologista presenta el informe La crisis del clima que recoge las evidencias del cambio climático en las distintas comunidades autónomas y el libro 25 años en acción que aglutina su trabajo en nuestro país en este cuarto de siglo.

Greenpeace ha querido destacar en su 25 aniversario en España la necesidad de hacer frente al mayor problema medioambiental de nuestros días: el cambio climático. Por este motivo ha presentado hoy en la Estación clima el informe La crisis del clima. Evidencias del cambio climático en España en el que se pone de manifiesto la urgencia de actuar para frenar el calentamiento global.

El trabajo muestra algunos ejemplos, científicamente referenciados, de los efectos que el cambio climático ya está produciendo en los ecosistemas terrestres y marinos, en los sectores productivos y económicos y en la salud y la calidad de vida de los españoles. Además, ha presentado el libro 25 años en acción que recoge cerca de 300 acciones de las que se han realizado en estos años en nuestro país así como el trabajo desarrollado en sus campañas.

Algunos de los efectos que se reflejan en el informe son los siguientes:

  • España es uno de los países más vulnerables al cambio climático de toda la unión europea, el aumento de la temperatura de 1,5ºC registrado en nuestro país en el último siglo supera ampliamente la media del continente (0,95ºC) y representa más del doble de la media mundial (0,74ºC).
  • La subida del nivel del mar está ampliamente documentada en nuestro país. Las zonas más vulnerables son el norte de la península (donde se ha registrado un aumento de entre 2 y 3 milímetros al año en la segunda mitad del sigo XX) y de las Islas Canarias.
  • Se han identificado los escenarios de mayor riesgo: los glaciares pirenaicos (que han perdido más del 80% en los últimos años), las playas y zonas costeras (que se enfrentan a un riesgo de retroceso de, como mínimo 15 metros), los humedales y las lagunas litorales.
  • Los impactos en la flora y la fauna proliferan en todo el territorio, desde las migraciones altitudinales constatadas en la Sierra de Guadarrama (Madrid) hasta las alteraciones en el ciclo reproductivo de especies o la presencia de especies tropicales invasoras en las Islas Canarias.
  • Los impactos en los sectores productivos también son evidentes. La tendencia a la “africanización” del sur de la península y a la “mediterranización” del norte está provocando el desplazamiento en latitud de muchos cultivos, afectando seriamente a los viñedos de todo el país, a la producción forestal en la meseta Norte o a la producción agrícola en Andalucía. La ola de calor de 2003 generó 810 millones de euros en pérdidas en la agricultura del país.
  • El turismo es otro gran damnificado del cambio climático en España. El aumento de las temperaturas, la menor disponibilidad de recursos hídricos y las alteraciones en el litoral afectan directamente al turismo de playa y la disminución de las precipitaciones en forma de nieve que ya ha puesto en jaque a algunas estaciones de esquí del país, amenaza a otras con el cierre en menos de una década.
  • La proliferación de fenómenos meteorológicos extremos y catástrofes naturales es otro de los impactos del cambio climático constatado en nuestro país. España es uno de los países de Europa con mayor mortalidad relacionada con el calor y uno de los principales emplazamientos del continente en cuanto a grandes incendios forestales (sirva de ejemplo la oleada de incendios ocurrida en Galícia en el verano de 2006). Además fenómenos como las inundaciones generan importantes pérdidas personales y materiales: la media anual de cuantías pagadas en concepto de seguro por inundaciones en los últimos años se sitúa entre los 50 y 100 millones de euros.

Según los últimos datos científicos, el escenario en el que nos encontramos supera con creces cualquiera de las previsiones anteriores y es evidente que la amenaza de impactos irreversibles es mucho más inmediata de lo que hubiéramos podido imaginar, por lo que es el momento de actuar. “La única forma de impulsar las negociaciones internacionales en materia de clima es poner el dinero sobre la mesa. Los gobiernos acaban de destinar al rescate de los bancos el equivalente a una cena de lujo semanal para cada ciudadano de la UE, lo que Greenpeace les pide para el rescate del clima equivale, en los mismos términos, a un café”, ha declarado Aida Vila, responsable de la campaña de Cambio Climático y Energía de Greenpeace.

Por este motivo, la organización pide al Gobierno que destine 2.700 millones de euros a la lucha contra el cambio climático y que se comprometa a un acuerdo de reducción de emisiones que nos permita mantener la temperatura global por debajo de los 2ºC. Para alcanzar este objetivo, es necesario que los países desarrollados alcancen una reducción mínima de emisiones del 40% para 2020 (tomando como referencia los niveles de 1990) y que los países en desarrollo contribuyan a este esfuerzo global moderando su crecimiento proyectado de emisiones entre un 15 y un 30% para 2020.

Piden al Gobierno 2.700 millones de euros para luchar contra el cambio climático

05/05/2009

Greenpeace pidió al Gobierno una partida de 2.700 millones de euros para luchar contra el cambio climático y un compromiso para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

FUENTE – Ecoticias – 05/05/09

Así, la asociación advierte de que para evitar el aumento “peligroso” de temperaturas en todo el mundo (más de 2 grados centígrados en este siglo) las emisiones de CO2 deben llegar a su pico en 2015 y después descender rápidamente hasta niveles lo más cercanos a cero posible. Para alcanzar este objetivo, según la asociación, es necesario que los países desarrollados alcancen una reducción mínima de emisiones del 40 por ciento para 2020 (tomando como referencia los niveles de 1990) y que los países en desarrollo contribuyan a este esfuerzo global moderando su crecimiento proyectado de emisiones entre un 15 y un 30 por ciento para 2020.

El estudio, que recoge evidencias del impacto del cambio climático en las comunidades autónomas, resalta que España “es uno de los países más vulnerables al cambio climático de toda la Unión Europea, ya que el aumento de la temperatura de 1,5 grados registrado en el último siglo “supera ampliamente la media del continente (0,95ºC) y representa más del doble de la media mundial (0,74ºC)”.

Igualmente, resalta que las zonas más vulnerables a la subida del nivel del mar son el norte de la Península, donde se ha registrado un aumento de entre 2 y 3 milímetros al año en la segunda mitad del sigo XX, y de las Islas Canarias.

Respecto a los escenarios de mayor riesgo en España, Greenpeace apunta a los glaciares pirenaicos, que han perdido más del 80 por ciento en los últimos años; las playas y zonas costeras, que se enfrentan a un riesgo de retroceso de, “como mínimo” 15 metros; los humedales y las lagunas litorales.

Además, indica que los impactos del calentamiento global en la flora y la fauna “proliferan en todo el territorio”, desde las migraciones altitudinales constatadas en la Sierra de Guadarrama (Madrid) hasta las alteraciones en el ciclo reproductivo de especies o la presencia de especies tropicales invasoras en las Islas Canarias.

En la misma línea, el estudio revela impactos “evidentes” en los sectores productivos: tendencia a la “africanización” del sur de la Península y a la “mediterranización” del norte que provoca el desplazamiento en latitud de muchos cultivos, afectando “seriamente” a los viñedos de todo el país, a la producción forestal en la meseta norte, a la producción agrícola en Andalucía y al turismo. “La ola de calor de 2003 generó 810 millones de euros en pérdidas en la agricultura del país”, añade.

La organización ecologista advierte además de fenómenos meteorológicos extremos y catástrofes naturales y destaca que España es uno de los países de Europa “con mayor mortalidad relacionada con el calor y uno de los principales emplazamientos del continente en cuanto a grandes incendios forestales”.

El Gobierno no está a la altura del desafio del cambio climático

04/05/2009

La organización ecologista exige que, en su lugar, se ponga en marcha una ley de movilidad que haga obligatorias las buenas intenciones recogidas en la Estrategia del Gobierno.

FUENTE – Ecoticias – 01/05/09

“El clima no puede esperar a que las administraciones competentes actúen de forma voluntaria y sin un horizonte temporal definido. Es imprescindible que las medidas para reducir el impacto medioambiental del transporte sean obligatorias y tengan carácter de urgencia”, ha declarado Sara Pizzinato, responsable de la campaña de Transporte de Greenpeace.

Las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte en España han crecido casi el doble desde 1990. Greenpeace recuerda que para salvar el clima es imprescindible atajar el problema del impacto ambiental del transporte sin perder tiempo, ya que al dispararse sus emisiones de CO2 esta poniendo en peligro la efectividad de los esfuerzos de los demás sectores por reducir sus propias emisiones.

“Las medidas voluntarias no suelen tener éxito, basta mirar a las reiteradas promesas de los fabricantes de coches. Prometieron reducir las emisiones de CO2 de los vehículos para 2008 pero nunca lo pusieron en práctica”, ha añadido Pizzinato.

Greenpeace teme que la presentación de la Estrategia de Movilidad Sostenible, que no incluye planes para la puesta en marcha de la ley correspondiente, pueda ser una estrategia del Gobierno para retrasar el tema de la reducción de las emisiones de  CO2  del transporte.

En 2008 Greenpeace, junto con CCOO, Ecologistas en Acción y WWF, presentó al Gobierno una propuesta de ley de movilidad sostenible cuya principal petición es que el Ministerio de Fomento dedique, como máximo en un plazo de 8 años, la mitad de sus inversiones a infraestructuras para alcanzar una movilidad sostenible (2).

Además, Greenpeace recuerda que una estrategia de movilidad sostenible que se base en el actual Plan Estratégico de Infraestructuras para el Transporte (PEIT) no se puede definir verde ya que el PEIT redundará en un ingente aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte, ya que todavía apuesta por construir muchos kilómetros de nuevas autovías y autopistas.