Posts Tagged ‘Sáhara’

Varias grandes empresas europeas planean crear gigantesca planta de energía termoeléctrica en el Sáhara

25/06/2009

Varias grandes empresas procedentes de las finanzas y de la industria quieren proveer a Alemania con energía solar procedente del norte de África. Rosten Jeworrek, de una compañía aseguradora de Munich que participará en el proyecto, ha asegurado que “Esto ya no es un lejano sueño, sino un proyecto tecnológicamente realizable.

FUENTE – Soliclima – 23/06/09

Este proyecto costaría 400.000 millones de euros, y empezaría a producir electricidad en 10 años. Cuando esté acabado, podrá cubrir el 15% de la demanda de electricidad de la UE, ha asegurado Jeworrek al “Süddeutschen Zeitung”, periódico alemán de referencia.

El 13 de julio se formará un consorcio de 20 empresas alemanas que “establecerán planes concretos sobre el proyecto”. En esta reunión, tomarán parte altos directivos de Siemens, RWE, E.ON, Deutscher Bank, Schot Solar, así como de varias empresas españolas e italianas. También participará el Ministro alemán de Exteriores Günter Gloser, y un representante de la Liga Árabe. El reparto de competencias y de financiación del proyecto aún está por decidirse.

Portavoces de las diferentes empresas se han mostrado, sin embargo, comedidos. Un portavoz de REW ha afirmado que “la visión es muy interesante, pero aún debe ser sondeado”; un portavoz del Deutsche Bank ha manifestado que el proyecto es muy interesante, pero que todavía no hay planes concretos. Un portavoz de Siemens ha asegurado que “este tipo de tecnología es según nuestro punto de vista, un proyecto visionario y muy interesante”. Una superficie equivalen a un cuadrado de 300×300 km en el Sáhara sería teóricamente suficiente para cubrir toda la demanda de electricidad del planeta.

“Técnicamente, es un proyecto realizable”, dice Jeworrek. Existen varios lugares donde se podría instalar una planta de este tipo; el lugar ideal es el norte de África, aunque el sur de España y California también son territorios óptimos para la tecnología solar termoeléctrica.

Una instalación de este tipo podría sustituir a todas las centrales nucleares existentes en Europa.

Además de este proyecto, en Túnez ya existe un proyecto parecido, aunque de sólo 2 GW de potencia, que exportará la electricidad a Italia.

Las compañías de seguros alemanas aprueban este proyecto, ya que según sus cálculos, las consecuencias del cambio climático conllevarán peores consecuencias económicas que la actual crisis económica.

Autor: E. Marcos

Anuncios

Energía en el Sahara

22/06/2009

Los científicos han cifrado grandes esperanzas en la producción de energía solar en los desiertos. Sin embargo, hasta el momento nunca se había cristalizado ningún gran proyecto en África.

FUENTE – Ecoticias – 21/06/09

Monumentales parques solares proveerán, de ir todo bien, en diez años de energía a Europa. Para ello, instituciones y 15 empresas alemanas de energía así como consorcios financieros, firmarán el 13 de julio próximo una iniciativa industrial. Así lo informan portavoces de la gigante aseguradora Münchener Rück y del consorcio Siemens.

Para la construcción de centrales solares en el desierto del Sahara se necesitan unos 400 mil millones de euros. Los planes de energía solar han sido desarrollados por la inicitiva Desertec, fundada por el círculo de expertos del Club de Roma. El concepto, sin embargo, no es nuevo.

Un viejo sueño de la ciencia y las aseguradoras

Los científicos han cifrado grandes esperanzas en la producción de energía solar en los desiertos. Sin embargo, hasta el momento nunca se había cristalizado ningún gran proyecto en África. A mediano plazo, se trata de ganar más socios europeos y norafricanos para este ambicioso proyecto. Aparte de la Münchner Rück, la voz cantante de la iniciativa, las empresas de energía RWE y EON, así como el Deutsche Bank entre otras empresas especializadas en energía solar, se unirían a la inicitiva. La Münchner Rück siempre vuelve a tener que pagar por los inmensos daños que provocan las catástrofes naturales originadas en el cambio climático.

Centrales a base de energía solar existen desde 1985. Estas centrales termosolares almacenan mediante colectores parabólicos el calor solar y lo transforman en energía. La ventaja de tales centrales es que se las puede dotar de sistemas de almacenamiento que pueden producir la energía cuando el sol no brilla.

“Es un hecho que la oferta solar en el norte del África y en Europa del Este es mucho mejor que en Europa Central y bastante mejor que en el sur de Europa. Incluso en España, el sol no brilla con tanto fuerza como en el norte africano. Allí, además, hay suficiente espacio no utilizado. Y, según los cálculos, un mínimo porcentaje del desierto –entre 2 y 3 por ciento- bastaría para abastecer de energía a la región y a Europa”, infoma Pitz-Paal, catedrático para Energía Solar del Instituto para Técnica Termodinámica que es parte del Centro Alemán para Aeronáutica (DLR).

Sahara: la fuente de energía barata y limpia

El DLR colaboró en la elaboración del concepto para proveer de energía solar proveniente del Africa a los países de Europa Central, al Este europeo y al África del Norte. En el concepto Desertec se asevera que dado que el sol brilla en el Sahara tres veces más que en Europa Central, la producción de energía sería incluso 2/3 más barata que aquí. Eso, en teoría. “A pesar de todas estas ventajas, el precio de la energía de estas centrales solares es hoy más alto queproducida con materias fósiles”.

Eso radica en que la tecnología se encuentra todavía en sus comienzos y que los costos de inversión son altos. Además, se requiere de una inmensa red para pasar la energía a Europa. Pero, aunque las inversiones iniciales sean mayores que las de las centrales de hoy, “para ellas se requiere comprar el material con el que funcionan”, asevera Pitz-Paal. Con el nuevo tipo de central, el material viene incluido en el precio.

La construcción de la red también ha sido considerada por DLR. La energía se puede enviar con bajas pérdidas a través de red de corriente continua de alta tensión. Así en el transporte se perderían máximo un 15 por ciento. Dentro de los próximos tres años, Desertec planea poner sobre la mesa sus planes concretos.

DLR, por su parte, prevé que hasta el año 2050 Europa podría recibir un 15 por ciento de sus necesitades energéticas del desierto. Pitz-Paal considera realista la perspectiva, siempre y cuando todos los interesados colaboran intensamente. En el grupo de interesados se incluyen los países de Oriente Medio y Noráfrica.

No ser sólo un país de tránsito

Según, Amal Haddouche, directora del Centro de Energías Renovables de Marruecos, éste no puede ser sólo un país de tránsito, pues también existen necesidades de abastecimiento. “Dependemos en un 95 por ciento de nuestro sumistradores. La cuestión de la seguridad energética es crucial”, asevera Haddouche.

Justo países como Marruecos, que no cuentan con una producción propia de petróleo, tienen mucho interés en Desertec. Aparte del suministro energético, Marruecos espera solucionar el problema del abastecimiento del agua. Las centrales solares producen calor que se pierde en el aire y que podría a su vez ser utilizado para purificar agua de mar.

¿Falta de voluntad?

La falta de infraestructura retrasa la puesta en marcha del proyecto y con ello el sueño europeo de importar energía limpia y barata del desierto. En los países del Cercano Oriente y del Noráfrica habría que generar primero una industria local para abastecer el mercado nacional. Y en este punto, “Europa tiene que ofrecer ayuda financiera”, opina Pitz Paal, para quien la realización de Desertec es sólo cuestión de la voluntad de los interesados. Los altos precios del petróleo y la amenaza de catástrofes climáticas podrían aportar a aumentar el grado de voluntad.

En resumen, posible es la creación de centrales solares en diversos puntos del Norte de Africa. Según cálculos de Siemens, en una superficie de 300 kilómetros cuadrados del Sahara se podría producir toda la energía requerida por el planeta. Un criterio importante: las centrales tienen que emplazarse en países políticamente estables.

Consorcio alemán quiere invertir 400.000 millones en la explotación de la energía solar en el Sáhara

17/06/2009

Los primeros datos avanzan una inversión de 400.000 millones de euros en diez años, para producir el 15% de la energía eléctrica en Europa. Aunque de cara al futuro sea necesario no descartar nada, no parece que el proyecto a día de hoy esté en parámetros realistas.

FUENTE – Ecoticias – 17/06/09

Veinte consorcios alemanes, entre los que se encuentran la aseguradora Münchener-Rück, la multinacional de bienes de equipo Siemens o la eléctrica RWE, están estudiando, con la bendición del Gobierno alemán, producir energía solar a gran escala en el Sáhara.

Los primeros datos avanzan una inversión de 400.000 millones de euros en diez años, para producir el 15% de la energía eléctrica en Europa. Aunque de cara al futuro sea necesario no descartar nada, no parece que el proyecto a día de hoy esté en parámetros realistas.

La energía solar, tanto térmica como fotovoltaica, sigue siendo muy cara y poco eficiente. Al coste de las nuevas instalaciones habría que añadir la construcción de redes para traer la energía desde África hasta Europa.

Y por si las razones económicas no fueran suficiente inconveniente, se estaría produciendo energía en terceros países, con lo que los problemas de dependencia se agravarían, ahora incluso con energías renovables.

La dimensión del proyecto y el interés que ha mostrado alguno de sus promotores en que se sumen otros países al mismo puede esconder algún otro interés: el interés de captar una enorme bolsa de fondos públicos de los países participantes para subvencionar esta aventura. El momento actual no parece el mejor para lanzar brindis al sol.

Solar panels in the Sahara ‘could power the whole of Europe’

12/03/2009

 

All of Europe’s energy needs could be supplied by building an array of solar panels in the Sahara, the climate change conference has been told.

solar-plant

FUENTE – Timesonline – 12/03/09

Technological advances combined with falling costs have made it realistic to consider North Africa as Europe’s main source of imported energy. By harnessing the power of the Sun, possibly in tandem with wind farms along the North African coastline, Europe could easily meet its 2020 target of generating at least 20 per cent of its energy from renewable sources.

“It [North Africa] could supply Europe with all the energy it needs,” Anthony Patt, of the International Institute for Applied Systems Analysis, in Austria, told scientists. “The Sun is very strong there and it is very reliable.

“There is a growing number of cost estimates of both wind and concentrated solar power for North Africa that start to compare favourably with alternative technologies. The cost of moving \ long distances has really come down.”

Dr Patt said only a fraction of the Sahara, probably the size of a small country, needed to be covered to extract enough energy to supply the whole of Europe. He told the conference that calculations show that a £50 billion investment by governments over the next ten years would be enough to make Saharan solar power an attractive and viable prospect for private investors.

Solar power uses mirrors to focus the Sun’s rays at a thin pipe containing either water or salt. The rays boil the water or turn the salt molten and the energy is extracted by using the heat to power turbines.

Trials of concentrated solar power are being planned for Egypt, Morocco, Algeria and Dubai. Libya and Tunisia could also be considered as sources of European electricity.

Receiving energy from North Africa would, the conference heard, reduce dependence on fossil fuels, which drive climate change by emitting carbon dioxide. The renewable source of energy would also mean that Europe relied less on Russia and the Middle East for fuel.

Attractive as Saharan solar power is, Dr Patt said, there remained the challenge of overcoming political hurdles, such as opposition from residents across Europe to having transmission cables installed near their homes. Piecemeal transmission networks were a further problem.

However, he was enthusiastic about the “fantastic wind resource” and the potential of putting wind farms along the North African coast. Winds created by the Sun heating the air are especially strong during the summer, when European wind turbines, including those in Britain, are at their least productive.

 

Author: L. Smith