Archivos de la categoría ‘residuos’

Cada español genera kilo y medio de basura al día

20/05/2009
Cada español genera kilo y medio de basura al día
Una montaña de residuos en la planta de Terrasa de Quart (Valencia). | Benito Pajares
Los expertos apuestan por reducir el volumen de residuos antes que reciclarlos
Pedro Cáceres | Madrid
Actualizado domingo 17/05/2009 13:03 horas
Disminuye el tamaño del texto
Aumenta el tamaño del texto
Al siglo XXI se le ha bautizado como la era de internet, de la globalización o de la tercera revolución industrial. Pero bien podría llamársele de forma más prosaica: la era de la basura. Ese sí es un invento moderno, fruto de los mil productos que la industrialización y la sociedad de consumo han inventado sin que sepamos bien cómo eliminar.
Los españoles, por ejemplo, generamos en 2007 más de 23 millones de toneladas de Residuos Sólidos Urbanos, RSU en la jerga técnica o, simplemente, basura. Esa que echamos todos los días al cubo de casa. La cifra toma dimensión cuando se traduce a una medida cercana. Esos 23 millones de toneladas equivalen a 521 kilogramos por español y año.
Para los expertos, es un despilfarro de materia y de energía que la sociedad no puede permitirse, como tampoco es asumible el gasto público que supone gestionar esos residuos. Sin embargo, la basura doméstica no para de aumentar. En España, hemos pasado del kilo escaso por habitante y día de 1997 a 1,3 kilos en 2000 y 1,4 kilos en 2007.
Son medias obtenidas al dividir el total de residuos entre la población, con lo que el crecimiento demográfico no explica la tendencia. Lo que las cifras demuestran es que ha habido un incremento del consumo y una incapacidad para impedir que esos objetos se conviertan en residuos.
Ante estas cifras, los ecologistas dicen que hay que invertir no sólo en reciclaje, sino que hay que apostar por la reducción de la basura antes de que se genera. Para hablar de esa prevención de residuos, Amigos de la Tierra celebró en Madrid esta semana unas jornadas que congregaron a responsables municipales, consumidores y empresas del sector. Como marco de fondo está el que en los próximos meses se va a trasponer la Directiva Europea de residuos y se empezará a desarrollar el Plan Nacional Integrado de Residuos, aprobado en 2008.
“Lavado de conciencia”
Para Liliane Spendeler, directora de Amigos de la Tierra en España, hay que impulsar un cambio de actitud ciudadana donde la reducción de residuos prime ante su reciclaje. Alodia Pérez, responsable del área de Residuos en Amigos de la Tierra, presenta los resultados de un estudio sociológico en el que se demuestra que el reciclaje es la única idea que ha calado en la ciudadanía. Tanto, que llega a funcionar como un «lavado de conciencia».
Al arrojar un desecho al cubo de reciclaje el ciudadano se queda tranquilo, creyendo que cumple. Pero hay que pensar, recuerdan los ecologistas, que el mejor residuo es el que no se produce, el que no se consume. Porque detrás de cada objeto hay un impacto ambiental en forma de materias primas y energía consumida que no llegamos a percibir.
Reducir, es decir, evitar el gasto, es la primera opción. Y a ella se han apuntado ya en otros lugares. Yves Contassot es el concejal parisino que impulsó el primer plan específico de la ciudad sobre la Prevención de Residuos. Una de sus campañas intentó rebajar el uso de botellas de plástico para agua.
La Alcaldía regaló jarras de cristal con un logo a todos los domicilios pidiendo que bebieran agua del grifo. ¿Qué ocurrió? Los vendedores de agua hicieron una contracampaña atacando la calidad del agua parisina. La alcaldía de París tuvo que responder con otro anuncio defendiendo su agua del grifo.
«No es fácil. Hay resistencias y chocamos con grupos de interés. Pero hay que seguir porque no podemos permitirnos un gasto tan enorme en gestión de residuos». Porque al final son los ayuntamientos los que pagan.
Medidas radicales
Ricardo Luis Izquierdo, jefe del servicio de residuos de Fuenlabrada y representante de la Federación Española de Municipios, recuerda que son «las instituciones locales las que cargan con la gestión de los residuos». Si los ciudadanos no reparan en su nivel de consumo o la Administración central no toma cartas en el asunto, la factura del aumento de basuras la pagan los ayuntamientos.
En Irlanda se han tomado medidas radicales. La implantación de una tasa sobre las bolsas de plástico -14 céntimos por cada una- ha reducido su uso en un 90%. El impuesto se invierte en campañas de concienciación. Un 91% de la población apoya ahora la tasa, explica Cathy Maguire, del Consejo Irlandés de Desarrollo Sostenible.
En España, el Gobierno no se plantea algo así. María Jesús Rodríguez de Sancho, directora general de Calidad y Evaluación Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente, comenta a elmundo.es: «Este tipo de medidas no se pueden imponer si antes no trabajamos en la implicación social y la sensibilización». El Ministerio lanzará «una campaña institucional» para reducir su uso. En la anterior legislatura, con Narbona al frente, el Ministerio habló de prohibir las bolsas de plástico para 2010.
El fomento de planes empresariales de prevención de envases y el apoyo al compostaje doméstico de basura orgánica son otros objetivos inmediatos del Ministerio.

Al siglo XXI se le ha bautizado como la era de internet, de la globalización o de la tercera revolución industrial. Pero bien podría llamársele de forma más prosaica: la era de la basura. Ese sí es un invento moderno, fruto de los mil productos que la industrialización y la sociedad de consumo han inventado sin que sepamos bien cómo eliminar.

Basurero

FUENTE – El Mundo – 17/05/09

Los españoles, por ejemplo, generamos en 2007 más de 23 millones de toneladas de Residuos Sólidos Urbanos, RSU en la jerga técnica o, simplemente, basura. Esa que echamos todos los días al cubo de casa. La cifra toma dimensión cuando se traduce a una medida cercana. Esos 23 millones de toneladas equivalen a 521 kilogramos por español y año.

Para los expertos, es un despilfarro de materia y de energía que la sociedad no puede permitirse, como tampoco es asumible el gasto público que supone gestionar esos residuos. Sin embargo, la basura doméstica no para de aumentar. En España, hemos pasado del kilo escaso por habitante y día de 1997 a 1,3 kilos en 2000 y 1,4 kilos en 2007.

Son medias obtenidas al dividir el total de residuos entre la población, con lo que el crecimiento demográfico no explica la tendencia. Lo que las cifras demuestran es que ha habido un incremento del consumo y una incapacidad para impedir que esos objetos se conviertan en residuos.

Ante estas cifras, los ecologistas dicen que hay que invertir no sólo en reciclaje, sino que hay que apostar por la reducción de la basura antes de que se genera. Para hablar de esa prevención de residuos, Amigos de la Tierra celebró en Madrid esta semana unas jornadas que congregaron a responsables municipales, consumidores y empresas del sector. Como marco de fondo está el que en los próximos meses se va a trasponer la Directiva Europea de residuos y se empezará a desarrollar el Plan Nacional Integrado de Residuos, aprobado en 2008.

“Lavado de conciencia”

Para Liliane Spendeler, directora de Amigos de la Tierra en España, hay que impulsar un cambio de actitud ciudadana donde la reducción de residuos prime ante su reciclaje. Alodia Pérez, responsable del área de Residuos en Amigos de la Tierra, presenta los resultados de un estudio sociológico en el que se demuestra que el reciclaje es la única idea que ha calado en la ciudadanía. Tanto, que llega a funcionar como un «lavado de conciencia».

Al arrojar un desecho al cubo de reciclaje el ciudadano se queda tranquilo, creyendo que cumple. Pero hay que pensar, recuerdan los ecologistas, que el mejor residuo es el que no se produce, el que no se consume. Porque detrás de cada objeto hay un impacto ambiental en forma de materias primas y energía consumida que no llegamos a percibir.

Reducir, es decir, evitar el gasto, es la primera opción. Y a ella se han apuntado ya en otros lugares. Yves Contassot es el concejal parisino que impulsó el primer plan específico de la ciudad sobre la Prevención de Residuos. Una de sus campañas intentó rebajar el uso de botellas de plástico para agua.

La Alcaldía regaló jarras de cristal con un logo a todos los domicilios pidiendo que bebieran agua del grifo. ¿Qué ocurrió? Los vendedores de agua hicieron una contracampaña atacando la calidad del agua parisina. La alcaldía de París tuvo que responder con otro anuncio defendiendo su agua del grifo.

«No es fácil. Hay resistencias y chocamos con grupos de interés. Pero hay que seguir porque no podemos permitirnos un gasto tan enorme en gestión de residuos». Porque al final son los ayuntamientos los que pagan.

Medidas radicales

Ricardo Luis Izquierdo, jefe del servicio de residuos de Fuenlabrada y representante de la Federación Española de Municipios, recuerda que son «las instituciones locales las que cargan con la gestión de los residuos». Si los ciudadanos no reparan en su nivel de consumo o la Administración central no toma cartas en el asunto, la factura del aumento de basuras la pagan los ayuntamientos.

En Irlanda se han tomado medidas radicales. La implantación de una tasa sobre las bolsas de plástico -14 céntimos por cada una- ha reducido su uso en un 90%. El impuesto se invierte en campañas de concienciación. Un 91% de la población apoya ahora la tasa, explica Cathy Maguire, del Consejo Irlandés de Desarrollo Sostenible.

En España, el Gobierno no se plantea algo así. María Jesús Rodríguez de Sancho, directora general de Calidad y Evaluación Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente, comenta a elmundo.es: «Este tipo de medidas no se pueden imponer si antes no trabajamos en la implicación social y la sensibilización». El Ministerio lanzará «una campaña institucional» para reducir su uso. En la anterior legislatura, con Narbona al frente, el Ministerio habló de prohibir las bolsas de plástico para 2010.

El fomento de planes empresariales de prevención de envases y el apoyo al compostaje doméstico de basura orgánica son otros objetivos inmediatos del Ministerio.

Andaltec investiga la producción de bioplástico a partir de los residuos de biodiésel

19/05/2009

El Centro Tecnológico del Plástico (Andaltec), con sede en Martos (Jaén), está trabajando en un proyecto de investigación para producir bioplásticos a partir de los residuos generados por una refinería que producirá biocombustibles.

FUENTE – Biodiésel Spain – 19/05/09

Andaltec investiga la producción de bioplástico a partir de los residuos de biodiésel
Posted on Martes 19 Mayo 2009
El Centro Tecnológico del Plástico (Andaltec), con sede en Martos (Jaén), está trabajando en un proyecto de investigación para producir bioplásticos a partir de los residuos generados por una refinería que producirá biocombustibles.
Este programa, en el que también están implicadas las universidades de Córdoba, Jaén, Atenas y Manchester, se encuentra en una fase preliminar, pero su objetivo final es conseguir viabilidad técnica para una biorrefinería para producir biodiésel, según precisó a través de un comunicado.
El bioplástico se obtendría a partir de la glicerina contaminada, un residuo que genera el proceso de producción de biodiésel, para el que actualmente “no se encuentra utilidad y cuya descontaminación es además muy cara”.
El director de proyectos de I+d+i de Andaltec, Daniel Aguilera, detalló que estas refinerías generan un kilo de este tipo de glicerina por cada diez kilos de biodiésel que se produce y, “como la producción de biodiésel va en aumento por ser menos contaminante, también va en aumento la cantidad de este residuo, al que este proyecto da utilidad”.
Otra característica de esta iniciativa es que los terrenos y cultivos de los que se obtiene la materia prima para el biodiésel no están destinados a uso alimentario, pues está previsto emplear cultivos oleaginosos como el jaramago, el cártamo, la colza etíope y el ricino y las tierras que destinan para la explotación de estas plantas son de barbecho.
Además, el plástico resultante es biodegrabable, ya que la materia prima de la que procede no es el petróleo, por lo que presenta la “gran ventaja respecto al plástico tradicional de que se acaba descomponiendo una vez que se ha utilizado”. Además, este producto evita tener que recurrir como materia prima al petróleo, un elemento caro y cada vez más escaso. Este bioplástico se puede utilizar para fabricar objetos cuya longevidad en el tiempo no sea elevada, como bolsas de supermercado, cubiertos de camping o envases de comida, por ejemplo.
Aguilera puntualizó que este proyecto supone una apuesta total por conseguir un producto respetuoso con el medio ambiente. “Evitamos tener que utilizar el petróleo como materia prima, conseguimos que el producto final se acabe degradando en un plazo razonable, logramos reutilizar un residuo que anteriormente no tenía ninguna finalidad y ayudamos a optimizar aún más el proceso de una energía renovable como es el biodiésel”, recalcó.
Este proyecto se enmarca dentro de una de las principales líneas de trabajo del Centro Tecnológico del Plástico, que pretende ayudar a las empresas a conseguir procesos de producción y productos más respetuosos con el medio ambiente.

Este programa, en el que también están implicadas las universidades de Córdoba, Jaén, Atenas y Manchester, se encuentra en una fase preliminar, pero su objetivo final es conseguir viabilidad técnica para una biorrefinería para producir biodiésel, según precisó a través de un comunicado.

El bioplástico se obtendría a partir de la glicerina contaminada, un residuo que genera el proceso de producción de biodiésel, para el que actualmente “no se encuentra utilidad y cuya descontaminación es además muy cara”.

El director de proyectos de I+d+i de Andaltec, Daniel Aguilera, detalló que estas refinerías generan un kilo de este tipo de glicerina por cada diez kilos de biodiésel que se produce y, “como la producción de biodiésel va en aumento por ser menos contaminante, también va en aumento la cantidad de este residuo, al que este proyecto da utilidad”.

Otra característica de esta iniciativa es que los terrenos y cultivos de los que se obtiene la materia prima para el biodiésel no están destinados a uso alimentario, pues está previsto emplear cultivos oleaginosos como el jaramago, el cártamo, la colza etíope y el ricino y las tierras que destinan para la explotación de estas plantas son de barbecho.

Además, el plástico resultante es biodegrabable, ya que la materia prima de la que procede no es el petróleo, por lo que presenta la “gran ventaja respecto al plástico tradicional de que se acaba descomponiendo una vez que se ha utilizado”. Además, este producto evita tener que recurrir como materia prima al petróleo, un elemento caro y cada vez más escaso. Este bioplástico se puede utilizar para fabricar objetos cuya longevidad en el tiempo no sea elevada, como bolsas de supermercado, cubiertos de camping o envases de comida, por ejemplo.

Aguilera puntualizó que este proyecto supone una apuesta total por conseguir un producto respetuoso con el medio ambiente. “Evitamos tener que utilizar el petróleo como materia prima, conseguimos que el producto final se acabe degradando en un plazo razonable, logramos reutilizar un residuo que anteriormente no tenía ninguna finalidad y ayudamos a optimizar aún más el proceso de una energía renovable como es el biodiésel”, recalcó.

Este proyecto se enmarca dentro de una de las principales líneas de trabajo del Centro Tecnológico del Plástico, que pretende ayudar a las empresas a conseguir procesos de producción y productos más respetuosos con el medio ambiente.

Proponen la construcción de una planta de biogás en Siero (Asturias)

06/05/2009

Los sectores sidrero y ganadero proponen la construcción de una planta de biogás, que producirá energía eléctrica, calor y fertilizantes aprovechando los residuos de la manzana, los purines del ganado y los productos lácteos desechados.

FUENTE – Ecoticias – 06/05/09

El presidente de ALA, José María Osoro, y el director de la empresa asturiana que se encargará de poner el marcha el proyecto -la firma de ingeniería DMK-, Daniel Kraut, celebraron ayer una reunión con el alcalde de Siero, Juan José Corrales, para proponerle la construcción de la planta en el concejo, que por su ubicación y por sus características se presenta como uno de los más idóneos.

El proyecto costará cerca de 2,5 millones de euros y contará con financiación del Ministerio de Industria. Según explicó Kraut, actualmente se están realizando simulaciones para estudiar el grado de aprovechamiento de los residuos. Muchos de ellos tienen un carácter estacional (la magaya o restos del prensado de la manzana, por ejemplo, con la que sólo se puede contar los meses en que se prensa) y se trata de buscar el modo de que haya material todo el año, alternando los que se produzcan en cada momento. Otros materiales para aprovechar son los purines del ganado o los productos lácteos descartados porque se quedan fuera de las especificaciones de calidad.

Hasta ahora los estudios que se han hecho contando con estos escenarios productivos, en los que las materias primas se van alternando, dan una capacidad aceptable para producir biogás, entre 300 y 900 kilovatios a la hora.

En cuanto al rendimiento económico, Kraut aseguró que se producirán en torno a 300.000 euros en energía eléctrica y 150.000 euros en energía térmica. La ubicación en Siero sería muy ventajosa para esta última energía. Hay que tener en cuenta que el transporte de energía eléctrica estaría garantizado, ya que la producción se engancharía a las redes actuales. Otra cosa es el calor, que necesita sus propias conducciones. Siero está ubicado en una zona muy céntrica, con lo que el coste de las conducciones sería menor. Además, cuenta con equipamientos, zonas de expansión residencial o industriales que necesitan energía térmica (uno de cuyos usos es la refrigeración), que podrían hacer uso de la planta. La proximidad es fundamental para la rentabilidad de esta energía.

Otra de las ventajas de la planta de biogás será el beneficio ambiental. Los lagares aprovechan en parte la magaya, pero hay otros residuos como las borras, el poso que produce la sidra sin filtrar y que queda en los toneles al trasegarla. Según Osoro, estos residuos constituyen un verdadero problema ambiental para los lagareros, ya que no se usan para nada, y su único destino es la destrucción. El problema se acabaría con su reciclaje para producir energía. Lo mismo ocurre con muchos residuos de la ganadería y de los lácteos. Según el presidente de los lagareros, el Alcalde ha recibido la propuesta con una «actitud positiva».

Bangladesh Planea Convertir Desechos de Avicultura en Electricidad

30/04/2009
Bangladesh Planea Convertir Desechos de Avicultura en Electricidad
Las autoridades de Bangladesh planean convertir los desechos de la industria de la avicultura en electricidad.
Empezarán la construcción de una planta de procesamiento de desechos para convertirlos en electricidad. En aproximadamente 3 años esta planta usara los desechos para producir 50 megawatts de electricidad.
“Ya tenemos una industria avicultora muy grande. Si podemos usar el 10% de los desechos de la industria seremos capaces de producir 50 MW de electricidad a partir del estiércol de las aves de corral”, comenta el DR. MM Khan, Secretario General de la Asociación de Dueños de Aves de Bangladesh.
Actualmente la empresa Advance Animal Science Ltd, maneja una pequeña planta que produce 120 kilowatts a partir del estiércol de 4,200 aves y 65 vacas.

Las autoridades de Bangladesh planean convertir los desechos de la industria de la avicultura en electricidad.

FUENTE – gstriatum – 29/04/09

Empezarán la construcción de una planta de procesamiento de desechos para convertirlos en electricidad. En aproximadamente 3 años esta planta usara los desechos para producir 50 megawatts de electricidad.

“Ya tenemos una industria avicultora muy grande. Si podemos usar el 10% de los desechos de la industria seremos capaces de producir 50 MW de electricidad a partir del estiércol de las aves de corral”, comenta el DR. MM Khan, Secretario General de la Asociación de Dueños de Aves de Bangladesh.

Actualmente la empresa Advance Animal Science Ltd, maneja una pequeña planta que produce 120 kilowatts a partir del estiércol de 4,200 aves y 65 vacas.

Conchas marinas pueden limpiar el mar de metales pesados

29/04/2009

Investigadores de la Universidad de Tecnología de Graz han limpiado el agua contaminada del Río Saigón, en Vietnam, de metales tóxicos como el cadmio, el zinc y el hierro, usando un material abundante en la mayoría de las costas y riberas: las conchas marinas.

ecologiablog_walle_286

FUENTE – Ecología – 28/04/09

De acuerdo con Discovery News, la calidad del agua de Vietnam es muy pobre. Millones de sus habitantes no tienen acceso a agua potables, principalmente debido a que las compañías locales no pueden pagar sistemas de tratamiento de aguas residuales. El equipo austriaco ha hallado que derramar agua cargada de metales y ácidos sobre una cama de conchas trituradas provee una solución.

La explicación es que las conchas están hechas de aragonito, una forma de carbonato de calcio que cambia sus átomos de calcio a favor de los metales pesados, bloqueándolos en una forma sólida. Al disolverse, las conchas tienen un pH de 8,3. Si éste baja de 7, las conchas comienzan a chupar los metales y se vuelven tóxicas, pero siempre puede añadirse más conchas para que vuelva a subir.

Esta técnica tiene su origen en un trabajo del año 2003 desarrollado por Manuel Prieto, profesor de la Universidad de Oviedo, quien fue el primero en mostrar las efectividad de las conchas en la remoción de cadmio del agua. El trabajo de Prieto se enfocó en remover el cadmio en el ambiente controlado de un laboratorio.

El trabajo de los investigadores de la Universidad de Graz, en cambio, se ha extendido hasta incluir otros metales pesados, como el altamente tóxico plomo. Su trabajo en Vietnam, además, muestra que la técnica puede funcionar incluso en aguas residuals producidas por una fárbica real.

300.000 toneladas de CO2 al año gracias al uso de combustibles alternativos, según el lobby cementeros

27/04/2009

Los neumáticos fuera de uso, el lobby cementero español emite de media 300.000 toneladas menos de dióxido de carbono al año desde 2005 gracias al uso de combustibles alternativos en las fábricas.

FUENTE – Ecoticias – 26/04/09

Los neumáticos fuera de uso (NFU) son algunos de los residuos valorizados, El lobby cementero español emite de media 300.000 toneladas menos de dióxido de carbono al año desde 2005 gracias al uso de combustibles alternativos en las fábricas, una cantidad que representa aproximadamente el uno por ciento del total de 27,5 millones de toneladas emitidas en 2007, según datos de la Asociación de Fabricantes de Cementos de España (Oficemen).300.000 toneladas de CO2 al año gracias al uso de combustibles alternativos, según los cementeros

How to Make Electricity From Wasted Energy

13/03/2009

 

Energy efficiency is low hanging fruit in the clean energy movement.  Low-grade waste heat may not have the allure of shiny solar panels or a row of wind turbines, but it presents an opportunity that is too good for Michael Newell. His company is developing a product that generates electricity from low-grade waste heat.

tuberia

FUENTE – CleanTechnica – 13/03/09

“We are making electricity from a free fuel and not using a fossil fuel,” Michael Newell said this week in an interview with TriplePundit. “Every kilowatt you are generating from our system is a kilowatt you don’t need from fossil fuels.”

The generator is fed with hot water, steam, or steam condensate between 150 and 400 degrees F. There are currently other products on the market that are suitable for higher temperature applications, but the low-grade waste heat market has been largely untapped. Not surprisingly, they received an award for the Most Promising Technology last week at the CleanTech Forum XXI in San Francisco.

The 5 kw unit is currently in the beta phase. The company hopes the product will be complete at the end of the year and then they can ramp up production next year. They also plan to scale-up to a 50 kw product for industrial use, which the company wants to deploy next year.

Eventually the products may range in size from 1 to 150 kw in capacity and be suitable for a variety of settings, from residential to industrial applications.

Large-scale Applications

Chemical manufacturing plants, combined heat and power plants, paper mills, and oil and gas companies commonly have low-grade heat as a by-product. This energy goes to waste or in the worst-case scenario the company pays to cool it.

Michael Newell estimates that 15 to 20 percent of all the energy used in the US is lost just to low-grade waste heat. This presents a wonderful opportunity that is too good to pass up.

Their 50 kw product is expected to have a payback period of less than three years for most applications. Installation is relatively simple and maintenance is minimal.

Small-scale Applications

This product is compatible with solar thermal or geothermal installations and will likely be manufactured in 1 to 5 kw sizes. The payback period for smaller applications will be much longer than in industrial-scale applications, with off-grid use as a possible exception.

The Technology

“We bring heat into a heat exchanger, where there is a working fluid, a refrigerant,” explains Michael Newell. “The heat boils that refrigerant. We take the energy from the heat source coming in and transfer it to the refrigerant and that goes to the expander. The energy causes rotary motion that drives the generator. The working fluid is cooled back to a liquid.”

Organic rankine cycle technology is not new. The first prototype was displayed by Israeli scientists in 1961. Michael Newell said that the innovation that his company brings is efficiency, durability, and more favorable economics.

Good timing is always a key component for a product coming to the market. Although the cost of energy has dipped and many companies are not eager to spend money right now, companies are still happy to save energy.

 

 

Author: S. Lozanova

Sludge-powered cement in China?

11/03/2009

A China-based cement company tests project that could dispose of two-thirds of the daily sludge in the city of Guangzhou.

sludge

FUENTE – Cleantech.com – 10/03/09

Guangdong, China-based Cement company said it began treating sludge this week at its RMB 70 million ($10.2 million) facility designed to turn the wastewater byproduct into a fuel for cement-making.

The company expects the technology to both reduce the coal needed to produce cement, as well as tackle the sludge problem in China.

The plant is expected to treat 600 tons a day of sewage sludge from the city of Guangzhou. The city produces about 950 tons of sludge daily, but projections say the city will produce 2,425 tons daily in 2010 and 3,120 tons daily by 2020.

The problem is country-wide. By 2010, 30 million tons of sludge will be produced per year in China, according to research conducted by China’s Ministry of Environmental Protection. Sludge has typically been dumped into rivers and bodies of water, sent to landfills, used to make bricks, or used as compost. Wastewater sludge can contain pathogens, heavy metals and carcinogenic substances.

China began addressing the problem in September by opening its first sludge treatment plant in Dalian, Liaoning Province, using sludge from water treatment facilities to generate gas for the municipal network. 

China is adopting clean technologies from Japanese, U.S and Austrian companies for drying and utilizing sludge (see Euro Tech gets $1.7M waste water contract). 

The facility is turning industrial and municipal sludge into alternative fuels.

The process takes two steps: one is to reduce the water percentage of wet sludge from 80 percent to 30 percent by utilizing the cement kiln boiler waste heat. The next step involves the mixing of the sludge with half-dried cement material to conserve energy. They expect that every three tons of half-dried sludge can substitute 1 ton of raw coal during the burning process (see Welcome to Sludge Beach).

The sludge treatment test is being conducted in one of China’s top commercial and manufacturing regions and the economic center of the Pearl River Delta. Guangzhou is the capital of Guangdong Province in the southern part of China, about 75 miles northwest of Hong Kong.

Last week, the government of Guangzhou unveiled an aggressive new strategy aimed at attracting small and medium companies that work in the environmental sector with corporate income tax waivers (see Guangzhou offers tax waivers to cleantech firms).

The city has also mandated that all buses and taxis will be fueled by liquefied petroleum gas by 2010.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.