En busca del poder de las algas

by

Con apenas dos años de vida, la empresa biotecnológica AlgaEnergy desarrolla biocombustibles, biodiésel y bioetanol principalmente, un negocio que recientemente ha despertado el interés de Iberdrola.

FUENTE – Madri+d – 14/07/09

La eléctrica, líder mundial en energías renovables, comprará el 25% de AlgaEnergy en una operación que previsiblemente se cerrará a finales de julio.

Aunque se encuentra aún en periodo de investigación, el área de biocombustibles promete ser una de las principales divisiones dentro de la empresa debido a la demanda mundial. Augusto Rodríguez Villa, presidente de AlgaEnergy, afirma que será “la base principal” de la compañía, anteriormente denominada Bio Fuel Systems. Las microalgas están consideradas una fuente de producción de biocombustibles de segunda generación.

Al contrario que los cultivos agrícolas, como el cereal, no entran en conflicto con la alimentación humana. De esta manera, no se producen las tensiones inflacionistas en el precio de los alimentos por su empleo en la producción de bioetanol. Además, no requieren de suelo cultivable, sino que crecen en aguas salobres o residuales.

SELECCIÓN GENÉTICA

“Existen unas 30.000 especies de algas marinas, de las cuales solamente se conocen un 10% o un 15%”, explica Rodríguez Villa. En los laboratorios de las universidades de Sevilla y Almería, en colaboración con el CSIC, se han investigado dos especies (Anabaena y Muriellopsis), que han sido modificadas genéticamente. Mediante este procedimiento, se pretende aumentar las capacidades que tienen las microalgas para generar biocombustibles y otras sustancias.

AlgaEnergy ha adquirido los derechos exclusivos de explotación de la patente de estas dos especies. Sin embargo, a pesar de esta modificación genética y el consecuente aumento de la eficiencia de estas microalgas, los biocombustibles continúan siendo un campo de investigación. La rentabilidad en esta área aún es lejana.

En ese sentido, AlgaEnergy ha desarrollado otros campos, también relacionados las microalgas, que permiten financiar esa investigación. La acuicultura, la crianza de peces y moluscos en cautividad, es una de las actividades donde AlgaEnergy invierte, con la producción de alimento para larvas de peces. Las microalgas constituyen el fitoplancton del que se alimentan estos animales, hasta que alcanzan una edad madura.

La selección y modificación genética de las microalgas también tiene su aplicación médica. Estos microorganismos cuentan con altos contenidos del carotenoide luteína, beneficioso para prevenir enfermedades degenerativas, como la arterioesclerosis o las cataratas. Pero también como complemento nutritivo.

La luteína es una sustancia necesaria para el buen funcionamiento del organismo y la FAO recomienda una ingesta diaria de unos tres miligramos por día. Sin embargo, “ni siquiera en los países desarrollados se llega a los niveles recomendados”, explica Augusto Rodríguez, ya que solamente se consumen 1,5 miligramos al día.

PLANTAS

Actualmente, AlgaEnergy cuenta con una planta de fotobiorreactores de alto rendimiento de 1.000 metros cuadrados en Almería donde se cultivan de manera intensiva las cepas de las microalgas empleadas para las diferentes áreas de la empresa.

Augusto Rodríguez Villa tiene claro que “si Microsoft salió de un garaje, el invento que cambie las pautas en la producción de biocombustibles puede salir de las azoteas de la Universidad de Sevilla”. De momento, en el último trimestre de este año, está prevista la construcción de una planta en Madrid para la producción, ya industrial y no de investigación, de biodiésel y captación de CO2.

El desarrollo y la investigación, principales actividades de la compañía, continuarán formando parte de la estrategia de crecimiento gracias a unas inversiones de tres millones de euros anuales durante los próximos tres años. La previsible entrada de Iberdrola en AlgaEnergy es “muy positiva”, según Rodríguez Villa. A pesar de que la eléctrica está interesada en el área de producción de biocombustibles, el resto de las divisiones no se verán afectadas negativamente. Para el presidente de AlgaEnergy, Iberdrola “abre muchas puertas”.

Aún no existen subvenciones para la producción de biocombustibles. Pero, con la actual cumbre del G-8, donde se está discutiendo la reducción de CO2, Rodríguez Villa espera que no tarden en llegar.

MÁS OXÍGENO

La microalga Anabaena, sobre la que la compañía de biocombustibles tiene la explotación exclusiva de la patente, se emplea para la reducción del dióxido de carbono, que transforma en oxígeno. Estos microorganismos son los más efectivos a la hora de absorber CO2 de la atmósfera. Mediante este proceso, resulta la biomasa empleada para la obtención de energía.

Gracias a la investigación con la microalga Anabaena, se ha conseguido generar un poder energético similar al de la madera o del carbón. El CO2 necesario puede provenir de industrias contaminantes, como las fábricas de cemento, que gracias a la actividad fijadora de la Anabaena reducirían su impacto en el medio ambiente. Por otro lado, podrían ser autosuficientes energéticamente gracias a la biomasa resultante de la absorción del dióxido de carbono generado por la propia industria.

Autor: J. Casero

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: