Existen hasta 126 materias primas distintas susceptibles de ser usadas para producir biogás

by
Existen hasta 126 materias primas distintas susceptibles de ser usadas para producir biogás
18 de mayo de 2009
Un mapa de localización y cuantificación de las materias primas y manuales para lograr las co-digestiones más efectivas. Estos son los primeros resultados del Proyecto Singular y Estratégico Probiogás, cuyo principal objetivo es la producción y uso de biogás de forma sostenible y rentable en entornos agroindustriales.
La última edición de la Feria Internacional de Energía y Medio Ambiente, Genera 09, fue el marco en el que varios responsables del proyecto Probiogás presentaron algunos de los resultados de este ambicioso estudio, que concluye el próximo año. Para corroborar su trascendencia, David Alfonso, del Instituto de Investigación Energética de la Universidad de Valencia, afirmó que “hemos pasado de inventariar 95 subcategorías de materias primas en 2007 a alcanzar las 126 en 2008”.
De la variedad, disponibilidad y efectiva digestión de esas materias primas dependerá en buena parte el éxito de la producción de biogás agroindustrial en España. Por este motivo, los 28 socios (15 centros de investigación y 13 empresas o instituciones) se han repartido un trabajo del que sobresale, según los primeros resultados, los mapas (comarcales y por provincias) y fichas que determinan qué residuo y en qué cantidad está disponible, por ejemplo, en cada una de las 126 comarcas estudiadas.
“Se ha elegido la comarca como una unidad de tamaño adecuada, al estar delimitadas la mayoría con criterios agrícolas y ganaderos, lo que permite pegar lo máximo posible la producción del residuo a la del biogás”, sostiene David Alfonso. Entre los mapas y fichas que ya se han confeccionado destaca que en algunas comarcas de Andalucía, el 90% de los residuos son alperujo; que en varias de Cataluña, el 30% son residuos ganaderos (purines y estiércol de vaca); o que en otras, donde existe un planta de biodiésel, la glicerina supone el 20% de la materia prima disponible, y en otras con una industria azucarera, el mayor porcentaje es melaza y residuos de remolacha.
La mezcla ideal: purines y lácteos con pescados e intestinos
Pero, como dice Andrés Pascual, jefe del departamento de Calidad y Medio Ambiente del centro tecnológico Ainia (Asociación de Investigación de la Industria Agroalimentaria), “la producción de biogás solo con deyecciones ganaderas es compleja, inviable y difícil”. Una de las metas de Probiogás es dar con las mejores mezclas de co-digestatos y rentabilizar así al máximo la producción.
Belén Fernández, investigadora del área de Digestión Anaerobia del centro tecnológico GIRO (Gestión Integral de Residuos Orgánicos), afirma que se trabaja para mejorar las digestiones con mezclas de residuos ganaderos con subproductos de mataderos, pesqueros, hortofrutícolas, lácteos, cultivos energéticos y residuos de biodiésel”. Además de un manual encaminado a este fin, hay otros diez que aleccionan, entre otras materias, sobre el crecimiento y mantenimiento de bacterias en los digestores y sobre pretratamientos para acelerar la desintegración (trituración, ultrasonidos en purines, tratamientos biológicos, termoquímicos, térmicos, enzimáticos…).
Según Belén Fernández, “es importante detectar de entrada el contenido en humedad y de sólidos de los diferentes residuos; por ejemplo, los purines y desechos de la industria láctea tienen mucha humedad pero pocos sólidos volátiles, lo contrario que los procedentes de actividades pesqueras o de mataderos, como los intestinos, de menor humedad y más sólidos volátiles. La mezcla de ellos en una co-digestión sería idónea”.

Un mapa de localización y cuantificación de las materias primas y manuales para lograr las co-digestiones más efectivas. Estos son los primeros resultados del Proyecto Singular y Estratégico Probiogás, cuyo principal objetivo es la producción y uso de biogás de forma sostenible y rentable en entornos agroindustriales.

FUENTE – Energías Renovables – 18/05/09

La última edición de la Feria Internacional de Energía y Medio Ambiente, Genera 09, fue el marco en el que varios responsables del proyecto Probiogás presentaron algunos de los resultados de este ambicioso estudio, que concluye el próximo año. Para corroborar su trascendencia, David Alfonso, del Instituto de Investigación Energética de la Universidad de Valencia, afirmó que “hemos pasado de inventariar 95 subcategorías de materias primas en 2007 a alcanzar las 126 en 2008”.

De la variedad, disponibilidad y efectiva digestión de esas materias primas dependerá en buena parte el éxito de la producción de biogás agroindustrial en España. Por este motivo, los 28 socios (15 centros de investigación y 13 empresas o instituciones) se han repartido un trabajo del que sobresale, según los primeros resultados, los mapas (comarcales y por provincias) y fichas que determinan qué residuo y en qué cantidad está disponible, por ejemplo, en cada una de las 126 comarcas estudiadas.

“Se ha elegido la comarca como una unidad de tamaño adecuada, al estar delimitadas la mayoría con criterios agrícolas y ganaderos, lo que permite pegar lo máximo posible la producción del residuo a la del biogás”, sostiene David Alfonso. Entre los mapas y fichas que ya se han confeccionado destaca que en algunas comarcas de Andalucía, el 90% de los residuos son alperujo; que en varias de Cataluña, el 30% son residuos ganaderos (purines y estiércol de vaca); o que en otras, donde existe un planta de biodiésel, la glicerina supone el 20% de la materia prima disponible, y en otras con una industria azucarera, el mayor porcentaje es melaza y residuos de remolacha.

La mezcla ideal: purines y lácteos con pescados e intestinos

Pero, como dice Andrés Pascual, jefe del departamento de Calidad y Medio Ambiente del centro tecnológico Ainia (Asociación de Investigación de la Industria Agroalimentaria), “la producción de biogás solo con deyecciones ganaderas es compleja, inviable y difícil”. Una de las metas de Probiogás es dar con las mejores mezclas de co-digestatos y rentabilizar así al máximo la producción.

Belén Fernández, investigadora del área de Digestión Anaerobia del centro tecnológico GIRO (Gestión Integral de Residuos Orgánicos), afirma que se trabaja para mejorar las digestiones con mezclas de residuos ganaderos con subproductos de mataderos, pesqueros, hortofrutícolas, lácteos, cultivos energéticos y residuos de biodiésel”. Además de un manual encaminado a este fin, hay otros diez que aleccionan, entre otras materias, sobre el crecimiento y mantenimiento de bacterias en los digestores y sobre pretratamientos para acelerar la desintegración (trituración, ultrasonidos en purines, tratamientos biológicos, termoquímicos, térmicos, enzimáticos…).

Según Belén Fernández, “es importante detectar de entrada el contenido en humedad y de sólidos de los diferentes residuos; por ejemplo, los purines y desechos de la industria láctea tienen mucha humedad pero pocos sólidos volátiles, lo contrario que los procedentes de actividades pesqueras o de mataderos, como los intestinos, de menor humedad y más sólidos volátiles. La mezcla de ellos en una co-digestión sería idónea”.

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: